Viernes, diciembre 15, 2017
¿Qué hacer cuando tus hijos no quieren comer?

¿Qué hacer cuando tus hijos no quieren comer?

143

 Colaboradora: Ana Gaby Benavides

 

¡Hola!

Platicando el otro día con unas amigas mías que son mamás, me di cuenta que a pesar de tantísima información que tenemos hoy en día acerca de lo importante que es comer sano, en muchos momentos, no sabemos qué hacer por que nuestros hijos no quieren comer la verdura, la fruta o el platillo súper saludable y lleno de nutrientes que les ofrecemos.

Me encantaría platicarte que de niña, yo personalmente, sufrí el terrible castigo de “Te quedas en la mesa hasta que te termines todo” ( periodo que podía durar minutos o hasta ¡horas!, ¡era terrible!)

Puedo entender también ahora que soy mamá, que mi querida madre utilizó las herramientas con las que ella contaba en ese momento y además, cabe resaltar, que dio su 100%, es decir, HIZO TODO LO QUE PODÍA CON LO QUE TENÍA O SABÍA”. Y es ahora cuando más lo agradezco y valoro. ¡No es nada fácil ser mamá!

Me llamó la atención que al hablar justamente del hecho de que nuestros pequeños a veces no quieren comer, la mayoría lo empezó a relacionar con eventos o situaciones que ellas mismas habían experimentado durante sus años de infancia. Por ejemplo, una amiga en particular, nos contó que ella tenía una nana a la que adoraba y con quien se sentía realmente protegida, un buen día se marchó y a partir de ese momento, no volvió a comer de manera “normal”, no le gustaba la comida que otras personas le preparaban porque extrañaba la de su Nana querida.

Otra  también nos contó que pasaba mucho tiempo solita, ya que ambos padres trabajaban, y que eso la llevó a comer en exceso comida chatarra por ansiedad, quería llenar con ese tipo de comida ese vacío que tenía por la ausencia de papá y mamá y obvio que cuando le daban comida normal, no la quería, y lo hacía como venganza hacia sus padres por dejarla tanto tiempo sola.

Así que antes de compartir contigo los tips más importantes a tomar en cuenta para esos terribles momentos de angustia que pasamos todas las mamis cuando nuestros niños no quieren comer, te voy a contar a las conclusiones a las que llegué después de tan amena y productiva charla. Tómalos en cuenta

 Que-Hacer-cuando-tus-hijos-no-quieren-comer-alargado

  • Es muy importante saber la manera en la que fuiste alimentada ya que inconscientemente, repetimos patrones que aprendimos en nuestra infancia .Y no me refiero a comida, sino también al ambiente familiar, la relación con las personas a tu alrededor (papá, mamá, hermanos, parientes) el lugar donde vivías y la manera en la que te SENTÍAS.

De acuerdo a la Psicología de la Alimentación, nuestra relación con la comida está directamente ligada a la relación que teníamos (o tenemos) con nuestra madre ( especialmente las mujeres).

Te invito a inspeccionar cuidadosa, cariñosa y respetuosamente esa etapa en tu vida para saber si no estás repitiendo ahora con tus propios hijos, sin querer, algún evento que tú misma viviste.

  • La comida que le damos a nuestros hijos es en su mayoría, lo que nos daban a nosotros

Por ejemplo, una de las amigas que les platico, nos contó que ella estaba acostumbrada a desayunar, comer y cenar con refresco y su marido ¡también! Las comidas en su casa estaban llenas de risa y pláticas amenas. Por lo que no es de sorprendernos que ahora ella relaciona esos momentos emocionalmente nutritivos con el tomar refresco. Y batalla para inculcar a sus hijos el eliminar el refresco de sus vidas…. Hay una conexión emocional.

  • Es bien importante que le bajes a tu ritmo, o sea, a tu estrés.

Y sabes porqué? ¡porque los niños son muy inteligentes y perceptivos! Saben cuando a mamá le pasa algo y si sienten nuestro estrés, angustia, enojo, ira o cualquier otro estado de ánimo de este tipo, te aseguro que harán hasta lo imposible para hacerte saber que NO LES GUSTA VERTE ASÍ. Querrán llamar tu atención y una manera de hacerlo es justamente con la comida. Dejan de comer, no quieren comer nada saludable o por el contrario, comen de puritita ansiedad, copiando la misma actitud estresante de mamá.

  • En definitiva ELLOS APRENDEN DE TI

 Si, aunque pensemos que esas inocentes criaturitas además de inofensivas y tiernas no hacen otra cosa que comer, dormir y jugar, la verdad es que nos observan todo el tiempo. Así como lo oyes, somos el mayor ejemplo de vida para ellos. Absorben todo lo que ven sin decir palabra. Ahora piensa, ¿qué es lo que ellos te ven comer? ¿cómo te alimentas? ¿te ven todo el tiempo a dieta y contando calorías o porciones?¿te escuchan diciéndote a ti misma lo gorda que estás o que tienes que adelgazar? ¿crees que ellos te ven como una mujer amorosa, no hacia los demás, sino hacia TI MISMA? ¿Crees en verdad ser el EJEMPLO que ellos necesitan para alimentarse de manera óptima?

Te lo dejo de tarea. Quizás las respuestas al rechazo de tus hijos por comer se encuentren más cerca de lo que te imaginas…

Y bueno, después de estas simples conclusiones a las que llegué, te dejo estos tips para que en esos momentos de PÁNICO MATERNO, en los que no sabes qué hacer para que tus hijos coman, encuentres la calma y pongas manos a la obra:

15-Tips-para-que-tus-hijos-coman-saludable-2

1. ¡Olvida cualquier creencia (tóxica) que te enseñaron!

  • Si es gordito es porque está saludable
  • ¿Comer frutas y verduras así nada más? Guácala, no saben a nada!
  • ¿Tomar agua natural? ¡¡Qué asco!! Mejor ponle saborcito
  • Hay que darle la grasita de la carne para que crezcan bien fornidito, eso les crea el músculo

Sólo por citar algunas, estoy casi segura que alguna te puede resultar familiar. Cuando analices este punto, sé que algo encontrarás en tu vida como mamá que se relacione con alguna de estas creencias.

2. Que te vean comer sano

De nada te va a servir invitar al mayor exponente en nutrición del país a tu casa y que les platique acerca de la importancia de una alimentación saludable, si tú no comes nada con esas características o si siempre estás a dieta. Yo por ejemplo, empecé a tomar mis jugos verdes, al principio mi hijo pequeño me veía con cara de “guácala”, pero un buen día me pidió un traguito y ahora es fan del jugo de naranja con espinaca y espirulina!

3. Evita darles alimentos procesados y con demasiados químicos entre sus ingredientes.

La calidad de la comida es mejor que la cantidad. Recuerda que todo aquello que las etiquetas mencionan como saludable y que no puedes ni pronunciar, no es NATURAL. Al darles este tipo de producto, les generamos adicción a la comida chatarra. Mientras más pronto se acostumbren a sabores naturales de frutas y verdura, por ejemplo, más rápido aprenderán sus cuerpecitos a detectar lo que es ANTINATURAL.

Para que aprendas más de este tema, te recomiendo que leas nuestra mini guía: ¿NUTRICIÓN TOXICA? 5 DISPARADORES DE GRASA QUE ESTÁN SABOTEANDO TU PESO, descárgala gratis AQUÍ.

4. Respeta sus tiempos, las cantidades que les ofreces y no los obligues a comer cuando ya no quieren.

Es preferible que coman pequeñas porciones a lo largo del día a que se sienten a comer un plato enorme que nunca se terminarán. Permíteles que coman sólo lo que están listos para comer en ese momento. Quédate tranquila, ¡porque no se van a morir de hambre! Seguramente más tarde te pedirán un snack. ¡Y eso está perfecto!

 Aprovecha y dales un snack saludable, no comida chatarra (una fruta, una paleta de fruta hecha en casa, un huevito, un taquito de aguacate, un jugo de verduras con fruta, etc) Si no comen “bien” a la hora de la comida, pero saben que al rato les vas a dar papitas o dulces, se les hará  un hábito de no comer a sus horas.

Nos estresa cuando no se terminan su plato porque creemos que se estarán mal nutriendo… No es el caso. Si tú estás al pendiente de tus hijos y observas sus comportamientos, te darás cuenta si realmente tienen un problema con la comida, o simplemente es que no tienen hambre.

Si lo obligas a acabarse la comida aún cuando ya no tienen hambre, puedes estar fomentando una relación caótica con la comida, en donde se desconectan de su apetito natural, y esto a la larga puede provocar sobrepeso.

5. Busca un punto intermedio entre permitirle que coma a todas horas, y entre forzarlo a comer cuando no tenga hambre.

Si tu hijo no come bien a la hora de la comida, y luego se la quiere pasar comiendo el resto del día, busca el balance. No tiene nada de malo que aprenda lo que se siente tener hambre. Quizás de esa forma, cuando se sienta a comer la próxima vez, se comerá con más flexibilidad lo que le sirvas en el plato.

6. Intenta ofrecerles varias opciones:

Obvio no estoy diciendo que tengas 5 distintos platillos a la hora de la comida para que el niño o niña tenga variedad. Para nada. Pero sí puedes quizás ofrecerle dos distintos snacks: ¿Quieres un mango o unas uvas? ¿Quieres una paleta de fresa (hecha en casa) o un brownie saludable hecho en casa? Muchas veces lo que los niños quieren es sentir la libertad de decidir.

7. No dejes de ofrecerles cosas saludables, sólo porque en una ocasión te dijeron que no.

 A veces toma tiempo para que los niños se adapten a los sabores y las texturas.Vuélveselos a ofrecer o sírveselos en el plato, en pequeñas cantidades. Pero sin forzar ni controlar.

8. Si te dijeron que no a un alimento, en otra ocasión prepáralo de forma distinta.

Por ejemplo, si no le gustó el brócoli al vapor, a la próxima intenta prepararlo con una salsa de tomate, o al estilo cremoso (ver receta abajo)

 9. No decidas por ellos.

Tengo muchas amigas que no les ofrecen ciertos alimentos a sus hijos porque asumen que no les va a gustar. Quizás porque a ellas mismas no les gusta…O porque son comidas “de adultos”.

Por ejemplo tengo una amiga que no le gusta el pulpo, y no le quiere ofrecer pulpo a su hijo de 6 años…. Un día fuimos a comer y me pedí un coctel de pulpo. El niño me veía con mucha curiosidad, así que le ofrecí. Y para mi sorpresa me dijo que si!!  ¡Resulta que al niño le encanta el pulpo!! Tú ofrece y deja que ellos decidan.

10. Que cada comida o cena no se convierta en una negociación.

Si cada vez que se sientan a comer, le pides que se coma 3 bocados más para que se pueda ir, o que le dé una cucharada más y le das una galleta, puedes estar fomentando estrés en el niño, de forma que no disfrutará la próxima vez que se siente a comer.Cada comida se convierte en una negociación y esto no es disfrutable para nadie.

Si tú ofreces un “premio” por haber comido, puedes estar provocando a largo plazo una relación caótica con la comida, en donde el premio, se convierte en algo mucho más valioso que la misma comida.  El comerse la comida para obtener el premio, se siente como un castigo. Y eso no es muy efectivo a largo plazo.

11. Permite que cada comida sea un espacio agradable para todos.

Si cada vez que se sientan a comer, tú o tu marido se la pasan quejándose o peleando,el estrés que esto genera desregula las hormonas del apetito y apaga nuestra capacidad digestiva. El resultado: un niño que no quiere comer.

12. Fomenta una “presión social positiva”:

Si tu hijo(a) ve que su amiguito se come el brócoli con singular alegría, es más factible que vaya a querer probarlo. Si tienes oportunidad de enseñarle que a fulanito o menganita le encanta el brócoli (sin presionar), hazlo. Por ejemplo, invitar a comer a la casa a amiguitos que tú sepas tienen muy buenos hábitos alimenticios.

13. ¡Pídeles ayuda!!

Si, así como lo oyes. Que te ayuden a hacer el súper, a ir al mercado y a cocinar. No sabes qué maravilla. Está más que comprobado científicamente, que si preparamos nuestros alimentos con gusto, será mayor el beneficio que tendrán en nuestro cuerpo y a ellos les encanta mezclar, batir, probar y comer lo que ellos mismos preparan.

14. Prepara versiones saludables de sus snacks favoritos.

Si les encantan los brownies, prepara brownies en casa con ingredientes naturales, libres de gluten y lácteos y bajos en azúcar. (Ver receta abajo) La mayoría de los niños no notan la diferencia entre los alimentos comerciales y los hechos en casa y de esa forma no se sienten privados.

Si de plano, ninguno de tus trucos para que coman más saludable funciona…

15.  ingéniatelas para mezclar tus ingredientes nutritivos en algunas de sus comidas favoritas.

Por ejemplo, si les encanta el picadillo, pica zanahoria y calabacita en trozos muy pequeños y mézclalos con la carne. Si les gustan las albóndigas, agrega espinaca finamente picada a la mezcla de la carne. Si les gusta la paleta de fresa hecha en casa, agrega un poco de espinaca (el color verde se pierde con el rosa).

Recuerda que los niños están aprendiendo cómo funciona el mundo y cómo sobrevivir en él. Están aprendiendo a ser independientes.

Hay muy pocas cosas que pueden controlar, pero lo que comen y cuánto comen, es una de las que sí.

Tú puedes creer que sabes más que ellos, en cuanto a sus necesidades. Y podría ser… pero lo que sí es un hecho es que nadie mejor que tú, sabe que ellos no necesitan papitas y SÍ necesitan más vegetales.

Debes comprender que tú no estás dentro de ellos. No conoces su apetito natural, sus gustos, sus antojos o las emociones que están experimentando.  Lo mejor que puedes hacer por ellos es enseñarles, sobre todo a través de tu ejemplo, lo importante que es comer cosas nutritivas, pero no a través del control. Sino de la paciencia, el amor y la compasión.

Tu trabajo es presentar alimentos nutritivos para ellos, y su trabajo es decidir si las quiere o no.

Y ante todo, ten muy en cuenta que lo primero que hay que hacer es mantener siempre la calma. Si, yo sé que hay días que son eternos y en los que la frustración quiere hacernos pasar un mal momento, pero estamos aprendiendo. Tú a ser mamá y ellos a vivir. Respira, infórmate, busca diferentes opciones, pregunta y  compártenos como te va!

Web

Brownies de chocolate sin harina

Ingredientes:

1 ½ taza de chispas de chocolate semi amargo

1 lata de garbanzos, enjuagados y drenados (siii, garbanzos!! No se notan en el brownie)

4 huevos

1 taza de azúcar de coco

½ cucharadita de polvos de hornear

½ cucharadita sal de mar

Procedimiento:

Precalienta el horno a 350 grados.

En un recipiente pequeño, derrite las chispas de chocolate a baño maría hasta que queden suave.

En una licuadora, combina los garbanzos y huevos. Agrega el azúcar de coco, polvo de hornear, sal y el chocolate derretido.

Mezcla en la licuadora hasta que estén suaves y cremosos.

Vierte sobre un recipiente de vidrio de 8 x 8 pulgadas engrasado con aceite de coco.

Hornea por 35 minutos

 

Macarrones con queso

 Personalmente, prefiero evitar el gluten (del trigo) y los lácteos. Pero para las ocasiones en las que de plano no es posible, esta receta lleva coliflor, lo que la hace más nutritiva que el macarrón con queso convencional.

Ingredientes

250 gr de macarrones de trigo integral

½ coliflor cortada en trozos

200 gr de queso fresco o cheddar de cabra

1cda de mantequilla clarificada

sal marina y pimienta negra recién molida al gusto

opcional: una pizca de nuez moscada

 

Procedimiento:

Llevar a ebullición 1 litro de agua en una olla a fuego alto. Añadir la pasta y cocerla hasta que esté aldente. Cocer la coliflor al vapor entre 5 y 7 minutos.

Rallar el queso con un rallador o procesador de alimentos.

Rallar la coliflor con rallador o procesador de alimentos

Mezclar el queso y la coliflor rallados, la mantequilla , la pasta, la sal.  y la pimienta. Servir caliente

 

 

Crema de Brócoli

 

Ingredientes

3 tazas de brócoli crudo

½ cebolla

2 dientes de ajo picados

aceite de coco

½ taza de nuez de la india

1 taza de leche de almendras

1 taza de agua

sazonador vegetal

sal

Procedimiento:

Poner aceite de coco en una cacerola y calentar a fuego medio

Acitronar la cebolla picada y el ajo, incorporar el brócoli y saltea. No debe cocerse

Procesar la nuez de la india hasta obtener consistencia de mantequilla e incorporar a la cacerola.

Agrega la leche de almendras, el agua la sal y el sazonador vegetal, llévala a ebullición , cocinar por 5 minutos y retirar del fuego.

Licuar o procesar ( ten cuidado porque la mezcla está caliente)

Sirve y agrega pequeños trozos de nuez de la india para decorar.

 

Para más recetas saludables, ¡no te pierdas mi recetario NUTRE TU CUERPO!Encontrarás recetas fáciles, deliciosas y NUTRITIVAS con tips nutricionales para mejorar tu metabolismo y el de tu familia.  

Adquiérelo AQUÍ.

 

oferta recetario nutre tu cuerpo

 

 

Ana Gaby