Democracia Municipal y Gobernanza de proximidad

27

Esteban  Ángeles Cerón

El municipio es sin duda la arteria ciudadana cuya transversalidad administrativa hace posible la integración social y articula desde su gestión, las formas de mediación-integración de la participación ciudadana, y el rol político de la construcción del desarrollo integral de la Nación.

En un proceso electoral, esta característica obliga a los partidos políticos a democratizar sus procesos de selección de candidatos; y a desechar lógicas de cúpulas y élites partidistas, que imponen a los candidatos que integran las planillas de los Ayuntamientos.

Este fenómeno se agrava porque se atropella la trayectoria de lucha y conducción de las bases militantes; fractura principios ideológicos, derechos políticos y la funcionalidad de estructuras; causa el aislacionismo y divisionismo del partido; y provoca una exclusión regresionista y retrógrada, que al derribar méritos y aspiraciones de los cuadros militantes, impide el ascenso de la militancia idónea, como la verdadera fuerza de los partidos.

La verticalidad de las cúpulas partidarias, no sólo causa la defección de militantes, sino la migración de aspirantes, que es bien recibida por otros partidos políticos al apreciar las aptitudes y la fuerza política de los excluidos.

En el mismo orden de ideas, también resulta cuestionable la inoperancia de los partidos en la formación y capacitación de sus aspirantes. Particularmente, está el caso de algunas candidatas que resultaron ser poco competitivas, al haber ganado solamente 16 Ayuntamientos de 378 planillas encabezadas por mujeres con las que estarían participando los 9 partidos en contienda, sin ignorar que este resultado está en función de múltiples factores.

Esto explica la falta de atención de los partidos políticos a estas variables determinantes del proceso de selección de candidatos, lo que propició que la contienda electoral, que es un juego de suma-cero, donde lo que un partido gana, otro lo pierde; vertebrara la nueva composición pluripartidista que hoy impera.

Sin embargo, lo paradójico es que los partidos ganadores no pueden explicar su éxito ni como producto de una condición social de vanguardia, ni por un desempeño partidista, ni por un ejercicio de gobierno sobresaliente, cuyos méritos pudieran acreditar los triunfos que obtuvieron, más bien fue el oportunismo político ante el desgaste propio del ejercicio del poder en algunos Ayuntamientos y el efecto causado por externalidades electorales del contexto nacional.

Los resultados del conteo de votos en la elección de Ayuntamientos, determinaron  para PRI 23; PAN, 16; PRD, 13; NA, 10; PES, 7; PVEM, 6; PT, 4; MC, 3; MORENA 1; y la primera planilla de candidatas y candidatos sin partido, en Tlanalapa.

Esta alternancia política, está vinculada a la carencia de mecanismos de inclusión ciudadana en la conducción municipal y a la disfuncionalidad relacional de las estructuras operativas que dejaron de cumplir el piso mínimo de la interlocución ciudadana, para ser sólo, en el mejor de los casos, proveedoras de servicios públicos.

El proceso electoral hizo evidente que los Ayuntamientos son el principal campo de batalla de la democracia; ya que es desde el municipio, donde se enfatiza la radiografía social que compone la gobernabilidad del Estado.

En este escenario municipal, la lección para los partidos políticos es que en la composición del poder, los ciudadanos, con un voto diferenciado, generaron el ascenso de un espectro pluripartidista, utilizando su voto como instrumento de premio y de castigo, de aprobación y desaprobación, de oportunismo y empatía, este aprendizaje no puede ser ignorado por la partidocracia.

El Historiador Marc Bloch, señaló: “debemos aprender de la historia para que no se repita”… Los partidos políticos en Hidalgo, ¿habrán aprendido la lección?

¿Qué espera la ciudadanía en Hidalgo de sus Ayuntamientos?

De forma y fondo,  abolir y desterrar la visión jerárquica de la política municipal. Se deben generar principios básicos de una gestión horizontal, donde el Ayuntamiento no se convierta en una arena política que sacrifica el bienestar de la ciudadanía, en aras del poder por el poder mismo.

Partidos y candidatos electos, deben fortalecer la planeación democrática, que no es una prerrogativa ni privilegio de veleidad política, sino un mandato fundamental; y  trabajar en el diseño de los nuevos programas de gobierno que coloquen a los ciudadanos  en el centro de los procesos de toma de decisiones, y no los consideren sólo como objetos de dádivas gubernamentales.

Es necesario tener presente que la ausencia de respuestas gubernamentales a las demandas ciudadanas, son la crónica de una muerte anunciada para los actores políticos que hacen del populismo, la demagogia y la rutinización del ejercicio de gobierno, el espacio del infortunio y del abandono del tejido social.

El pueblo no necesita pan y circo, sino la plena operatividad de la racionalidad administrativa del Estado.

La gobernabilidad de proximidad y la democracia municipalista, no son prebendas ni mecanismos clientelares, sino racionalidades políticas que reconocen que la participación ciudadana es la dimensión en la que se desenvuelve el gobierno, y no a la inversa.

La legitimidad del poder público, reside en la voluntad de cambio social de un gobierno, donde las lógicas de eficiencia y armonización, integradas en un proyecto político común, dan cabida al procesamiento equilibrado de las expectativas sociales.

Pero no basta con la voluntad política. Se requiere vocación, profesionalismo y compromiso de servicio público que garanticen la eficiencia político-administrativa y la observancia de las disposiciones de la rendición de cuentas y la transparencia.

Hoy, todos los agentes públicos son sujetos obligados. El ejercicio de gobierno, reclama máxima visibilidad para que el ciudadano ejerza su derecho a saber y pueda auditar desde el “Open Data”, la información que impone la Ley General de Transparencia a la que el ciudadano tiene acceso desde la plataforma www.plataformadetransparencia.org.mx

Más allá del proceso electoral, Hidalgo debe avanzar en la construcción de las condiciones gubernamentales y administrativas para garantizar horizontalidad de la participación ciudadana, como esfera de acción y comunión política para enfrentar la pobreza, la desigualdad, la fragmentación y la marginación social, que aún flagelan a su pueblo.

Agenda

  • El Presidente Peña Nieto visitó Hidalgo y entregó viviendas en el Fraccionamiento Paseos de Chavarría, que de acuerdo a los lineamientos de su Política de Vivienda consideran condiciones de calidad y dignidad en beneficio de las familias que las reciben; certificados del Registro Agrario Nacional y recursos económicos del Fondo Minero.
  • Cerró el período extraordinario de sesiones de Congreso de la Unión aprobando el Sistema Nacional Anticorrupción y la miscelánea penal, el Mando Mixto Policial falta aprobarse por los diputados.
  • El Presidente Peña Nieto encabezó la ceremonia que pone en marcha el nuevo Sistema de Justicia Penal que establece un nuevo modelo para impartir justicia en el país.

Twitter: @Esteban_Angeles

Facebook: http://facebook.com/estebanangelesc

Blog: https://perspectivahgo.wordpress.com/