CIUDAD DE MÉXICO Showbiz-Farándula-Luis Miguel.- Al menos 10 millones de dólares le ha costado a Luis Miguel retirarse de los escenarios por aparentes problemas de salud, aunado a las pérdidas por la cancelación de sus shows previamente anunciados. El intérprete de La Incondicional durante concierto en el Auditorio Nacional, diciembre 2013.

CIUDAD DE MÉXICO, julio 13 (EL UNIVERSAL).- Al menos 10 millones de dólares le ha costado a Luis Miguel retirarse de los escenarios intempestivamente por aparentes problemas de salud, sin contar las pérdidas por la cancelación de sus show previamente anunciados.

Aunque hace unos días se habló de un posible regreso del astro de la mano de Alejandro Fernández, ni el Auditorio Nacional o el Mandalay Bay —donde canta anualmente— lo tienen programado, a menos de tres meses de que el aparente regreso sea una realidad.

Este año el ocaso de “El Sol” parece una realidad, apenas hace unas semanas el cantante perdió una demanda de 5 millones de dólares interpuesta por su ex mánager William Brockaus, quien lo acusó de no pagarle 10% de las ganancias que obtuvo el cantante durante el tiempo que trabajaron juntos.

La última vez que se le vio a Luismi sobre los escenarios fue el 10 de diciembre de 2015 en la American Airlines Arena de Miami y a partir de ese entonces todo ha sido hermetismo.

Sus shows programados para marzo de este año —que repondrían los cancelados en noviembre pasado— fueron pospuestos de manera indefinida.

EL UNIVERSAL habló con personal del Auditorio para conocer si su mancuerna con Alejandro Fernández llegaría al recinto de Reforma y señalaron que lo único confirmado hasta ahora son las fechas de “El Potrillo” programadas para 8, 9 y 10 de septiembre.

Por su parte, la oficina de relaciones que lleva la prensa del Mandalay Bay, niegan que este año “El Sol” se presente en compañía de Fernández, lo que hace dudar sobre que el inicio del tour entre ambos supuestamente programado para septiembre de este año en la ciudad del juego se lleve a cabo.

Aunque se desconoce la salud real del cantante, desde finales del año pasado su compañía discográfica planeaba un nuevo material discográfico. Al parecer sería un nuevo álbum de boleros, con el que la compañía esperaba que la carrera del cantante tuviera un nuevo aire. Dicho trabajo tuvo que ser suspendido de manera indefinida, aseguró Chamín Correa, músico que regresaría a trabajar con el artista tras la exitosa mancuerna que tuvieron en el “Romances”, material que reavivó en su momento la carrera de Luis Miguel.

“En febrero me habló la discográfica para preguntar si quería trabajar en su nuevo disco, les dije que sí, Luis Miguel es una persona a quien le tengo mucho cariño y creo que lo que hicimos en los discos de boleros fue muy bien recibido”, dijo en entrevista Correa.

Tras unas primeras platicas y aún sin contrato firmado, Chamín recuerda que la compañía dejó de llamar y las juntas cesaron. Cuando preguntó que sucedía le comunicaron que por el momento estaba en stand by.

“Me dijeron que por ahora estaría en pausa, yo sé que la salud de Luis Miguel no ha estado bien últimamente y supongo que por eso la compañía ha decidido esperar”, añadió.

Los números indican que el cariño hacia el ídolo va a la baja. Días antes de los shows que el artista tendría en marzo en el Auditorio Nacional —que se cancelaron—, Gerardo Estrada, coordinador ejecutivo del recinto mencionó a este diario que la venta para dichas presentaciones no iba tan bien como ellos esperaban, pues sólo habían vendido el 75% de entradas, aún cuando el artista tiene el record de presentaciones en ese recinto con 12 conciertos.

“La compra de boletos debo decirle paradójicamente no fue muy buena al principio pero después iba mejorando notablemente, los últimos días había mejorado de una manera importante”, añadió.