Antes de que te marches…

122

 

Por Beatriz Flores González

Quiero sentir el latido de tu corazón en mi pecho,

Quiero sentir la humedad de tu cuerpo humedeciendo el mío

Quiero sudar por el simple hecho de amar hasta el momento sublime

de alcanzar un clímax total.

Tu mirada en la mía, nuestros cuerpos fundidos en un jadeo extenuante, así, que no termine jamás.

Déjame sentir tu piel sobre mi piel, hazme sentir tus labios posarse en cada parte de mi ser, permíteme escuchar esa respiración suave y delicada que me hace enloquecer…

Eres el mejor elixir para curar mi enfermedad, eres mi mayor placer en esos íntimos instantes, eres el deseo intenso de quererte poseer.

Mira que si es mucho lo que ya  te extraño, que aun sabiendo que  te vas, y que serán otras manos las que te acariciarán, antes de que te marches, contigo de nuevo quiero estar y recorrer cada parte de ti

Déjame morder de nuevo tus puntos erógenos que solo yo conozco,

Que sé que te hacen vibrar y que te llevan al delirio del placer carnal.

Sé que te espera otra piel, sé que tienes un hogar, finalmente, no importa, lo sabía desde la primera vez, no me prometiste nada, solo la pasión del gusto que entró por la  mirada, que nos llevó a desnudarnos sin pensar en la moral.

No importa que te vayas, lo has hecho tantas veces,  sé que volverás, eres adicto a mi piel, a mi sexo, a mi forma inigualable de amar. Volverás deseoso, ansioso del éxtasis que te provoca mi lujuria, delirante de pasión,

Y yo te esperaré, y abriré nuevamente mi intimidad para ti, te haré vibrar, te encenderé de pasión desenfrenada.

Pero no tardes mucho, no sea que la soledad me invite a probar otro cuerpo y quizá, solo quizá, me guste más.