El ejido respeta a las autoridades pero no permitirá el despojo de sus tierras: Ambrosio Migueles

247

 

 

Por Beatriz Flores González

 

De acuerdo a la nota publicada por el periódico bisemanal Nueva Imagen, cuyo encabezado dice que “Se perdieron 20 mdp por no estar regularizado el predio que ocupa la Unidad Deportiva”,  en su texto declaró el diputado federal Fernando Moctezuma acusa que autoridades ejidales de San Pedro Alpuyeca no han cumplido con su parte y por la cual aún se adeudan cuatro millones de pesos, el presidente del comisariado de ese ejido, Ambrosio Migueles señaló que es una falsa información lo que declaró.

El representante del ejido asegura “Que el diputado está mal informado sobre la situación que priva en lo dicho sobre los terrenos que son utilizados por el municipio de Tula de Allende, ya que por principio de cuentas, la superficie a regularizar es de tres hectáreas, de las cuales efectivamente faltan cuatro millones de pesos por pagar y el cumplimiento de tres obras que comprometió Jaime Allende González, mismas que no se realizaron, faltando a la palabra empeñada para ello.

En segundo lugar, aún falta por arreglar lo concerniente a once hectáreas más. De lo cual el Ejido de San Pedrito Alpuyeca exhorta al gobierno del estado y al municipal para que se sensibilicen y se lleguen a acuerdos que no solo perjudiquen a los ejidatarios, así como para que dejen de actuar mediante el autoritarismo que han empleado como escudo para resolver los conflictos con los campesinos.

Sentenció Ambrosio Migueles que “el ejido no es culpable de que los recursos no lleguen al municipio,  el gobierno no puede comportarse como ladrón, tomando tierras que no son suyas y de las que  no acreditan ninguna propiedad”.

En cuanto a los trámites de traslado de la propiedad, corresponde al gobierno federal realizarlos, situación en la que el diputado Moctezuma Pereda “bien podría realizar las gestiones correspondientes para acelerar ese proceso y no dedicarse a hacer declaraciones con información que no tiene corroborada”.

Culminó diciendo que “el ejido respeta a las autoridades, pero no permitirá el despojo del que están pretendiendo “legalizar” y echarnos a la ciudadanía encima, no son suyas las tierras, no las han pagado y no han tenido la voluntad de cumplir y hacer cumplir y respetar la ley y si eso hacen ellos que son funcionarios, servidores públicos, los encargados de evitar conflictos, que no nos vengan a señalar a nosotros como ejidatarios como omisos, cuando somos los principales interesados en que estas situaciones se resuelvan”.