¿Ya conoces a tus  regidores?

360

 

 En el pasado proceso electoral se eligió a un presidente municipal, por su trayectoria, por su capacidad, por su simpatía, porque pertenece a un partido político, porque era necesario para el cambio de gobierno.   Pero también se eligió a su planilla de regidores, de los cuales, mucha gente desconoce los méritos por los que llegó a ocupar uno de los cargos de mucha responsabilidad y representatividad en el municipio, como ser parte de quienes autorizan o desestiman las iniciativas del ejecutivo.

En la medida de la disponibilidad de cada uno de los regidores, de los diferentes municipios de la región, iremos presentando a quienes los representan y forman parte importante del gobierno que cada uno eligió, para ser representante los próximos 4 años que iniciaron el 5 de septiembre pasado.

En esta ocasión, el regidor priísta de Tula, Marcos Reyes Sánchez compartió además de su trabajo legislativo, algo de su personalidad y desde el inicio marcó pauta al decir que no llegó al gobierno por compadrazgos, ni con la meta de enriquecerse a costa de los tulenses, ya que afortunadamente tiene solvencia moral y económica que le permite vivir del producto de su trabajo y sus negocios.

 

Sé qué es lo que tengo que hacer para responder a la confianza ciudadana

“Estoy muy enfocado a realizar un buen trabajo en el ayuntamiento, dando seguimiento a las comisiones que en las que estoy que es la de Capyat, en la que creo que el titular, Salvador Jiménez Calzadilla está metido en un reto que seguro estoy saldrá avante, ya que tiene la capacidad para hacerlo, los conocimientos, la trayectoria y sobre todo, la indicación de sanear este organismo público descentralizado y sobre todo, que deje de ser la caja chica de la presidencia.

También está en la comisión de Seguridad Pública, de la cual estoy empapado de los procesos que ocurren en la corporación, por haber tenido la oportunidad en el gobierno de Rodolfo Paredes, de haber tenido la coordinación administrativa, estoy registrado en el servicio profesional de carrera como miembro de la policía;  fue un cargo al  que renuncié, no me corrieron, cuando supe quién sería el nuevo secretario de seguridad, al iniciar el gobierno de Jaime Allende, porque conocí su grado de corrupción y desamor al uniforme”  (No quiso decir a quien se refería).

En este aspecto, dijo que en mes y medio, se logró hacer un análisis concreto y se determinó ya en votación por el cabildo, la desincorporación de  29 unidades de la corporación que están en mal estado, aunque de algunas están viendo la manera de desarmar y utilizar piezas en  buen estado para rearmar otras unidades que serán distribuidas en las diferentes áreas, de acuerdo a la operatividad.

En este aspecto, se le cuestionó si no sería rentable que el municipio tuviera un taller mecánico contando con todas las herramientas y equipo necesario, así como la contratación de mecánicos especialistas, para ahorrar al municipio los gastos onerosos que se tienen que hacer por mandar a reparar cada vehículo en talleres contratados de manera externa, sabiendo que siempre se han inflado los costos por el servicio y refacciones, lo que ha hecho muchas veces inoperable que sigan dando servicio a la ciudadanía.

Mencionó que se está analizando esa parte para proponerlo, pero también reconoció que implicaría una gran inversión que ciertamente, a largo plazo no generaría tanto gasto para el mantenimiento de los vehículos, de los cuales dijo que tomando acciones como el responsabilizar al cien por ciento a quienes tienen a su cargo cualquier unidad vehicular, obligando a que no sean utilizados de manera particular y dando el mantenimiento adecuado y oportuno, los vehículos tendrán garantizada una vida útil más prolongada.

En cuanto a su comisión en este rubro de la seguridad que no preside pero de la cual dijo está muy involucrado por convicción, mencionó que no solo está enfocado al aspecto de los vehículos, sino que también estará vigilando el “elemento humano”, que tenga mejor capacitación, mejores herramientas, uniformes, trato digno, que su sueldo sea digno y  sobre todo, vigilar que los programas como el Fortaseg sean bien aplicados sus recursos y no se sigan haciendo desvíos como ha ocurrido en los últimos años, de lo cual mencionó “no me corresponde a mí informar, pero todo se dará a conocer en los próximos días”.

Está inmerso también en la comisión de Obras Públicas, de la que detalló, está muy atento al cumplimiento de obras que sean de calidad, durabilidad y sobre todo que realmente den un beneficio a la población. No abundó mucho sobre este tema, pero dijo que vigilará en todo momento que lo que se haga, sea bien hecho.

No vengo al ayuntamiento por dinero

 

De manera clara y mirando de frente dijo que su oportunidad de estar del lado del gobierno, como miembro de la asamblea, no es la de hacerse de dinero, porque afortunadamente para él, la cuestión económica, si bien no es abundante, le da para vivir dignamente con su familia, atendiendo todos los compromisos que le implica, afirmó.

“Provengo de una familia humilde, fuimos siete hermanos, todos fuimos enseñados en el oficio mecánico, pero también me di la oportunidad de aprender otros oficios, como la carpintería, soldadura  y otros más; tuve el privilegio de enseñar a otros a trabajar y hoy me honro en saber que muchos de quienes aprendieron y trabajaron conmigo ahora tienen su propio taller, se han independizados; también soy prestador de servicios a empresas como Cruz Azul, al conjunto La Hacienda, etc, lo que me ha permitido ir cambiando poco a poco la situación económica, afortunadamente tenemos lo suficiente para vivir dignamente.

Actualmente tengo un negocio que me permitió si no retirarme, por lo menos desahogarme de la carga de trabajo que yo mismo me había impuesto y además participar en la vida política con el servicio a la población, al ser parte de este ayuntamiento; mi negocio me da para ir solventando los gastos de mi familia compuesta por mi esposa y tres hijos, dos ya con profesiones que ejercen.

Al igual que el presidente, cumpliré en tiempo y forma con mis responsabilidades ante hacienda, con mis declaraciones, sobre todo la de 3 de 3 que se exige en la actualidad, “si el presidente nos está poniendo el ejemplo de trabajo, de transparencia, de hacer un gobierno con honestidad, no podemos quedarnos atrás por simple desidia, quiero que mi participación en este ayuntamiento no sea de bajo perfil, tampoco se trata de sobresalir más que mis compañeros, sino de hacer las cosas bien, no estamos para venir a aprender, sino venir a trabajar con y por nuestro municipio”, concluyó Marcos Reyes Sánchez.