EN HIDALGO TODAS LAS ESCUELAS DE TIEMPO COMPLETO CUENTAN CON COMITÉ DE CONTRALORÍA SOCIAL

29

En el 2016, en el estado de Hidalgo se instalaron los Comités de Contraloría Social (CCS) en las 664 escuelas que forman parte del Programa Escuelas de Tiempo Completo, para garantizar la transparencia en la aplicación y el uso de los recursos que se destinan a los planteles beneficiados.

El coordinador estatal del Programa Escuelas de Tiempo Completo, Luis Fuentes Hernández, señaló que la integración de los CCS está contemplada en las Reglas de Operación del programa para el ejercicio fiscal 2016, emitidas por la Secretaría de Educación Pública Federal (SEP), en el Acuerdo 18/12/15.

Destacó que los CCS son un mecanismo de control, vigilancia  y evaluación que realizan madres y padres de familia de manera organizada, en un modelo de derechos y compromisos ciudadanos. Su propósito es contribuir a que la gestión gubernamental y el manejo de los recursos públicos se realicen en términos de transparencia, eficacia, legalidad, y honradez.

Manifestó que de esta manera se cumple con la instrucción del gobernador del estado, Omar Fayad Meneses, y de la secretaria de Educación Pública de Hidalgo, Sayonara Vargas Rodríguez, de priorizar el ejercicio transparente de los recursos y la rendición de cuentas.

Puntualizó que en este ciclo escolar 2016-2017, en la entidad se incorporaron al Programa de Escuelas de Tiempo Completo, 19 escuelas más, pasando de 645 a 664 planteles, que ubicados en 74 municipios atienden un total de 86 mil 275 alumnas y alumnos.

Subrayó que en 429 centros educativos, que se encuentran en municipios y  comunidades de alta y muy alta marginación, se atienden con servicio de comedor a 51 mil 188 estudiantes.

Recordó que el Programa de Escuelas de Tiempo Completo tiene como propósito la mejora de los aprendizajes de las niñas y los niños en un marco de diversidad y equidad, propiciando el desarrollo de competencias para la vida y el avance gradual en el logro del Perfil de Egreso de la Educación Básica, a través de la ampliación y uso eficiente del tiempo y el fortalecimiento de los procesos de gestión escolar y las prácticas de enseñanza, así como la incorporación de nuevos materiales educativos.

Sostuvo que las Escuelas de Tiempo Completo pretenden que las y los alumnos amplíen sus posibilidades para contar con experiencias formativas, pertinentes y significativas que hagan realidad el ejercicio pleno de su derecho a la educación, y se incrementen las oportunidades de interacción y colaboración entre los miembros de la comunidad escolar.