Percepción y realidad en la astrología

70

 “La superstición es a la religión lo que la astrología es a la astronomía: La hija alocada de una madre muy prudente”. Voltaire

 

Por Priscila Alvarado

 

La astrología es la interpretación y predicción del futuro a través de los cuerpos celestes, como estrellas, planetas, cometas y meteoros.

Este método nace en diferentes partes del mundo dando inicio a las observaciones que más adelante servirían como base para la astronomía, ciencia que a través de diversos métodos estudia la estructura, composición, localización y movimiento de los cuerpos celestes. La astronomía se divide en tres ramas principales: la astronomía fundamental, la astrofísica y la cosmología.

Los inicios de la astrología se encontraron en la primera dinastía de Mesopotamia entre 1950-1651 a. C. En esa época, y a través de la observación y el análisis descubrieron la existencia de zonas específicas en la localización del sol, la luna y los planetas a lo largo del año. Posteriormente nace la astrología china, elaborada en la dinastía Zhou en 1046-256 a. C; y siguiendo con la astrología helenística hacia el 332 a. C., unida a la astrología babilónica, egipcia y decánica de Alexandría, que dio lugar a la astrología horoscópica.

Este grupo de sociedades pioneras de la ciencia, divisaron el cielo y construyeron patrones representativos en él, dependientes de la percepción y cultura de cada una. Por ejemplo, los mesopotámicos dividieron la bóveda celeste en doce partes y las bautizaron con nombres de animales según la forma que contemplaban: Aries, que representa a un carnero o Tauro, a un toro. Dando origen a los signos del zodiaco.

El número de doce constelaciones zodiacales parte del año lunar y su adaptación a los doce meses de un año solar. Zodiaco deriva del griego κυκλος ζοιδιον, el “círculo de animalitos” y Horóscopo proviene del griego y del egipcio (Horo -del egipcio- y skopo -del griego) que traducido significa “mirar a Horus”, o lo que es lo mismo, según su simbología, “mirar al horizonte”. Los mesopotámicos buscaron darle una relación directa a los fenómenos naturales de la Tierra y lo que observaban en el Cosmos. Convirtiendo a la astrología en uno de los procesos más utilizados para la adivinación, las profecías y las predicciones.

Sin embargo, a pesar de la utilidad de estos conocimientos, la historia siguió su curso y la astrología fue perdiendo peso en el mundo científico. En Grecia y Egipto comenzó el nacimiento de la astronomía como conocimiento puro, guiándose a través de métodos científicos y cálculos que se separaban totalmente de las supersticiones. Roma empezó a denunciar tímidamente a la astrología como superchería y en sociedades católicas como ésta la iglesia acuso de herejía a sus practicantes.

En la actualidad existen múltiples teorías astronómicas que desmienten a la astrología contrastando la mitología con la ciencia. Por ejemplo, se encontraron errores en orden del zodíaco, ya que éste no ha cambiado desde su origen. En su momento se asignó un signo zodiacal a doce signos, sin embargo hoy la situación no es la misma. Debido a la precesión del eje de la Tierra la elíptica varia su posición en relación a las “estrellas fijas” y lo que antes eran doce constelaciones, ahora son trece pues debemos incluir a Ofiuco, situada entre Sagitario y Escorpio. También ocurre que, debido también a la precesión, la situación real de las constelaciones ha cambiado de sitio, así donde antiguamente se situaba Aries, hoy encontramos la constelación de Piscis.

Actualmente a pesar de los intentos de la comunidad científica por desmentir a la astrología, muchas personas siguen basando su cotidianidad en horóscopos y predicciones zodiacales. Los medios de comunicación juegan un papel crucial en esta fijación, dedicando una sección importante del periódico o portal electrónico, a la publicación de horóscopos y predicciones astrales, contratando servicios de información para obtenerlos o incluso creándolos ellos mismo.

astro

Pero, ¿por qué seguimos creyendo? Una teoría llamada El Efecto Forer, también denominado efecto de validación subjetiva, explica que “cualquier individuo tiende a aceptar descripciones generales como si fueran exclusivamente suyas. Es decir, transformamos una descripción vaga y confusa en una descripción única que parece estar hecha para cada uno en especial”. La fe en los horóscopos se debe al sentido de autenticidad y esperanza que evocan.

Esta propuesta nació en 1948, cuando Bertram R. Forer, psicólogo estadounidense, le propuso un experimento a sus alumnos: Elaborar un test de personalidad y que a partir de sus respuestas se elaboraría un perfil psicológico de cada uno. Una vez terminado el trabajo, Forer les entregó una hoja con el perfil correspondiente. Entonces, les pidió que calificaran los resultados en una escala del 1 al 5: Si el profesor había acertado con la descripción, le darían 5 puntos, pero si había fallado lo calificarían con 0.

La mayoría de los alumnos lo evaluaron con 4.26 puntos de precisión. Terminada la evaluación el profesor les pidió a todos que pasaran la hoja que tenían al compañero de atrás, los alumnos se sorprendieron cuando notaron que les había dado el mismo análisis a todos. Forer no miró ni siquiera los test de personalidad, había elaborado las hojas antes de que los alumnos lo respondieran. (Vídeo de la prueba: https://www.youtube.com/watch?v=BWdGbiPeUjI )

El uso actual de la astrología puede entenderse como las ganas de creer y el uso de un justificante pseudocientífico para la toma de decisiones y los efectos de éstas. Dicha fe pone la posibilidad antes de los hechos, todo pasa porque tiene que pasar y la responsabilidad moral deja de tener peso en el desarrollo del mundo social, político y científico. Los fenómenos se convierten en la verdad absoluta.

“Es tal la debilidad del género humano, y tal su perversidad, que sin duda vale más para él ser subyugado por todas las supersticiones posibles, siempre que no sean mortíferas, que vivir sin religión” (Cap. 14, pág 46, sobre si es útil mantener al pueblo en la superstición, Voltaire).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Enlazar
Artículo previoSE LE CAYÓ EL JUICIO A LA FISCALIA
Siguiente ArtículoCADA TARDE