Los fraudes en las escuelas por las mesas directivas son temas de preocupación

82

Beatriz Flores González

 

Los malos manejos en los recursos económicos en las escuelas, provenientes de las “cuotas voluntariamente forzadas” de los padres de familia se están haciendo muy evidentes en los últimos tiempos, porque ya los tutores han despertado y cuidan su economía a tal grado de exigir claridad de sus aportaciones.

El pasado lunes en Tepeji del Río, la escuela Secundaria Técnica No. 12, Rafael Ramírez, fue cerrada, los alumnos del turno matutino regresados y los del vespertino ya no pudieron ingresar porque un grupo de padres, encabezados por la tesorera de la sociedad de padres de familia,  Eugenia González Quintanar exigió claridad en las cuentas de las cuotas, ya que mencionó, ella fue excluida en los manejos en los cuales solamente la presidenta, Leonor Ramírez Gómez así como el director, Yuri Fermín Villaseñor Borbolla.

La tesorera y el grupo de padres dijo que fueron obligados a tomar esa medida, debido a que los ya mencionados no quisieron convocar a asamblea general, para que informaran a los padres que la habían dado de baja de la cuenta escolar, porque se negó a pagar gastos personales del director, entre los que se encuentra una tarjeta de crédito a nombre de una mujer ajena a la institución educativa, por lo que en contubernio con Ramírez Gómez, decidieron sin consultar a la asamblea, retirarla de la cuenta.

Luego de ese cierre del plantel Villaseñor Borbolla, convocó a una asamblea en la biblioteca municipal, contando con el respaldo del gobierno que encabeza el contador Moisés Ramírez Tapia, quien hay que recordar es emanado del Partido Nueva Alianza, en el que están varios de los docentes de los que apoyaron la campaña; el director dijo que se reunía en el recinto bibliotecario, porque en la escuela temía por su seguridad.

Hasta allí llegó el grupo encabezado por la tesorera, quien reclamó esta acción de parte del profesor, señalando que lo único que buscan es transparencia, no son generadores de violencia, como  lo es la actual presidenta, que si no consigue lo que quiere, grita, mangonea y hasta cierra calles, buscando ser el foco de atención y reclamando legalidad, que ahora no ha sido capaz de dar, debido a que ha incurrido en cubrir gastos que no corresponde a los padres de familia el pagar con las cuotas.

Eugenia González asegura que a pesar de que fue denunciada ante instancias legales, por no autorizar el pago de esos gastos, ya hizo lo propio ante autoridades de la SEPH, presentando documentos y exigiendo se limpie su imagen, porque previo a esto, tanto el director como la presidenta de la mesa directiva, “divulgaron que me robé 50 mil pesos, lo cual no es así y no tienen manera de poder probarlo”, aseguró.

Aún no se llega a una decisión final en este caso, en el que Yuri Fermín Villaseñor Borbolla llegó supliendo a Jesús Miranda Vázquez, a la que la propia Leonor Ramírez Gómez exigió su salida por “ratero, encubridor, irresponsable” y varios calificativos más, ostentándose como la salvadora de la escuela, quien podía decidir qué maestro se quedaba y quien se iba, así como la salvaguarda de los dineros de los padres, a quienes ahora, presumiblemente ha defraudado.  Habrá que esperar a ver resultados si es que se llega a hacer una investigación exhaustiva, la cual, en algunas dependencias de la SEPH, han pretendido realizar por el historial de “revoltosa” que tiene la presidenta, en la que también ya tienen la petición de “boletinarla”, para que en ninguna otra escuela vuelva a tener cargo.

En Tula de Allende, situación similar ocurrió este miércoles, con los padres de la escuela primaria “Enrique Rebsamen”, ubicada en la colonia La Malinche, cuya manifestación llevó a medio centenar de padres, a bloquear la calle 5 de Mayo, en un punto neurálgico para muchos, ya que se apostaron frente a la terminal de microbuses, exigiendo respuesta, pero con la intervención del gobierno municipal

Aquí el asunto es la falta de terminación de una obra, la construcción del domo en la plaza cívica, un elemento que se en la actualidad se hace necesario en todos los planteles educativos, para proteger a los estudiantes de las inclemencias del tiempo.

Los padres dijeron que dieron un anticipo de 200 mil pesos, para que la empresa Arcos lo construyera, quedando pendientes 43 mil pesos del presupuesto total. Solo se tiene un avance del 20 por ciento y la empresa ya no está, por lo que ahora responsabilizan al comité de padres y a la directora del plantel, Lidia Cruz Montaño, por quien se hizo el pago anticipado de este proyecto, misma que ha señalado que la propia escuela, ya inició carpeta de investigación contra la constructora, cuyo representante es Eli Alberto Reynoso Aquiles, por el probable delito de fraude.

 

Quienes se echan a cuestas responsabilidades escolares, como las mesas directivas, deberían dimensionar el peso que van a cargar, pero sobre todo, mantenerse con las manos y necesidades amarradas, por aquello de las tentaciones y sobre todo, leer bien sus funciones, así como el reglamento de sociedades de padres de familia, porque a veces realizan acciones que no corresponden a cada uno, además de que se envuelven en un halo de autosuficiencia y poder de mando, olvidando que si están en esos cargos es precisamente por mandato de una asamblea, a la cual deben rendir informes físicos, financieros y por ética, cada determinado tiempo y no solamente a conveniencia de ellos o de los directores, que mucho tienen que ver en los fraudes que se cometen dentro de los planteles, ya que se sienten con el poder y autoridad de que además de recibir un salario de la SEP, también los padres deben pagarles gastos operativos y hasta personales.

Estos casos no son los únicos, hay muchos más que se han dado a conocer, por lo que quizá la propia SEP federal y en los estados, deberá reconsiderar esa parte, que sean los padres de familia los que tienen que aportar recursos para las obras de infraestructura en los planteles educativos, olvidándose de la responsabilidad los gobiernos de ofrecer espacios para educar académicamente a los mexicanos.  Tanto la parte de instalaciones, como la falta de profesores en muchas escuelas, al parecer seguirá siendo el talón de Aquiles de esta dependencia.

En Hidalgo, con Sayonara Vargas ha realizado acciones importantes para mejorar la calidad educativa, pero no han sido las suficientes para abatir el rezago y sobre todo, actos corruptos dentro de las instituciones, que lo único que perjudican, es el bolsillo de los padres.  ¿Hasta cuándo se sostendrá este enclenque sistema educativo, no solo en Hidalgo, sino en todo el país?

Alguien dijo que doña Elba Ester Gordillo lanzó un embrujo para que en México la educación siempre fuera de bajo nivel.  ¿No podrían decirle que ahora que la liberen, deshaga ese hechizo y se pueda trascender no solo en el aspecto académico, sino también en la infraestructura y sobre todo, para que no siga generándose más corrupción en la aplicación de los recursos que van para ese rubro?