Regidora teme por su seguridad, la de su familia y de las propias compañeras del ayuntamiento

648
Sandra Jiménez Flores, regidora por el PRI, de Tlahuelilpan

Por Beatriz Flores González

Por agresiones verbales y físicas, así como por amenazas de muerte, la regidora de Tlahuelilpan, por la fracción parlamentaria del PRI,  Sandra Jiménez Flores, inició una Acta Circunstanciada, que espera la eleven a carpeta de investigación por continuar en actitud hostil y amenazante en contra de ella, el director de seguridad pública de ese municipio, Alberto Rosalío de la Cruz García.

La munícipe en entrevista, dijo que dejó asentada en su declaración, que quedó registrada en la  RAC-10-2017-0298, iniciada el pasado 1 de marzo, tuvo un pleito con el director de la policía y derivado del mismo la amenazó diciéndole que “se la iba a cargar la chingada”.

Ampliando su información,  señaló que en su calidad de regidora,  por razones de la vigilancia del trabajo que le compete como asambleísta  en el municipio y atendiendo parte de las comisiones en las que se desempeña, estuvo junto con la regidora Georgina Maya Orta, observando como un elemento policiaco estuvo pidiendo “mordida” a varios conductores de transporte público, provenientes de Tezontepec de Aldama, para dejarlos  llevar pasaje.

“En acuerdo de asamblea, se autorizó que iban a entrar 15 vehículos de Tezontepec de Aldama solamente los días martes.  “Efectivamente, el martes 28 nos reportaron vía telefónica de esta situación, por lo que cuatro regidoras, entre quienes iba  Georgina Maya Orta, que es la presidenta de la comisión de seguridad, estuvimos observando y corroboramos que al menos a seis unidades, les pidió dinero el oficial, por lo que solicitamos la presencia del subdirector de la policía, Rubén Hernández Hernández, a quien le pedimos  que por el bien de la corporación y por la imagen del municipio, mejor cambiara al elemento de lugar, para evitar  vicios y corruptelas, a lo cual accedió de manera amable, pero cuando le dio la orden al oficial que recibió dinero de los conductores, éste de inmediato se comunicó con el director, Alberto Rosalío de la Cruz, quien llegó en una actitud prepotente y arbitraria”.

“De una manera grosera, le tronó los dedos a la regidora Georgina, diciéndole que qué hacía allí y que se fuera, que no era su chamba el estar ahí vigilando a sus elementos; en ese momento yo le dije que como regidoras le exigíamos que se aplicara en su trabajo e hiciera cumplir a sus elementos y que no se dieran a conocer  por corruptos,  de inmediato se volteó  y dijo burlón “¿y ésta qué hace aquí?”, poniéndome la mano sobre el hombro y aventándome, situación que por ser martes y en lugar público, fue vista por varias personas.

“En ese momento le dije a las compañeras, vámonos, porque este sujeto es capaz de golpearnos sin importarle que somos mujeres y apenas nos volteamos dijo burlón “pues como van, porque se las carga la chingada”.

La regidora manifestó su preocupación con respecto a su seguridad, la de su familia e incluso sus mismas compañeras del ayuntamiento, porque Alberto Rosalío es un hombre prepotente, agresivo, violento, que con el cargo y poder que le ha otorgado el presidente, es capaz de cumplir sus amenazas, pero a la vez es cobarde de no ensuciarse las manos y pedirle a alguien más que les de un susto o incluso hasta desaparecernos.

Por tal motivo, acudí a iniciar mi denuncia, la que en un inicio fue solamente acta circunstanciada, pero por que han seguido las amenazas y más ahora con la protección del presidente, voy a proceder a que la eleven a carpeta de investigación y se protejan mis derechos, como regidora, electa por votación  en urnas, como ciudadana de Tlahuelilpan y sobre todo, como mujer, ya que no es posible que siga existiendo el machismo y la misoginia de funcionarios públicos contratados y contra  quienes hemos sido electos por la ciudadanía”, concluyó  Jiménez Flores.

El acta quedó registrada bajo el número NAC-10-2017-40, atendida por el Lic. Miguel Ángel Aldana Cano, agente del ministerio público orientador, adscrito al centro de atención temprana región poniente del tercer turno, Mixquiahuala de Juárez.