Hidalguense nominado a Premio Nobel de la Paz 2017

101

 

Por su labor como difusor de los derechos humanos, el estudiantes hidalguense Daniel Alonso Rodríguez Pérez es uno de los 318 candidatos a recibir el Premio Nobel de la Paz 2017.

Alumno de la licenciatura en Derecho y Ciencias Políticas en el del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Campus Hidalgo, el joven de apenas 19 años comparte nominación, entre otros personajes, con el presbítero mexicano Alejandro Solalinde Guerra, fundador del albergue Hermanos en el Camino, que ofrece asistencia humanitaria a migrantes que buscan cruzar la frontera de México con Estados Unidos; el papa Francisco; el ex analista de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) Edward Snowden, así como con los presidentes Donald Trump y Vladimir Putin.

Facultado por los estatutos del galardón internacional, el académico Juan Gabriel Zamora Jiménez realizó la postulación del estudiante, quien comparte edad con la ganadora del Premio Nobel de la Paz 2014, Malala Yousafzai.

En la carta de exposición de motivos que dirigió al Comité del Premio Nobel de la Paz el 29 de enero de 2017, el docente del ITESM, Campus Hidalgo, consideró que a su corta edad Daniel Alonso “ya tiene una conciencia social y un claro significado y aprecio por los derechos humanos, que trabajó afanosamente en su difusión mediante conferencias dirigidas a niños y jóvenes proponiendo una reforma social”, una iniciativa con la que también obtuvo el Premio Estatal de Juventud 2014.

En respuesta, el 3 de marzo recibió una aviso de la Fundación Nobel, cuyo contenido informa que el hidalguense es uno de los 318 aspirantes a obtener el distintivo.

Para el nominado, la Reforma Social es una iniciativa a través de la cual se acerca a los demás el conocimiento de los derechos humanos. La iniciativa consta de tres etapas: educación para la paz, realizada en planteles de distintos niveles; formación en derechos humanos para cuadros políticos, como lo mandata el artículo primero constitucional, y fomentar la responsabilidad social en las empresas.

“La crisis de derechos humanos en México es evidente, situación que no es ajena en nuestra entidad federativa. Como gran parte de la república mexicana, Hidalgo tristemente se ve inmerso en estas situaciones, pues el ejercicio indebido de la gestión pública es claro, derivado de una debilidad por parte de las autoridades para salvaguardar la dignidad humana.

“De ello dan testimonio los casos de violencia, discriminación y desigualdad que se suscitan a diario en el estado y en el país, a los cuales, en muchas ocasiones, no se da seguimiento alguno”, considera el joven nominado.

Por eso, añade, urge una Reforma Social que permita transformar el tejido “que nos ha creado estereotipos y modelos de vida basados en la ausencia de valores y prácticas deshonestas”.