Fui un preso político de un gobierno represor, con el que no negocié mi libertad ni me someteré a caprichos gubernamentales: Julio César Ángeles Mendoza

42
Fui un preso político de un gobierno represor. Foto: Datos Tula-Tepeji

“Con la espada desenvainada” tomó protesta como alcalde de Atotonilco de Tula, Julio César Ángeles Mendoza, quien fue electo en el pasado proceso electoral como presidente municipal y que días antes de asumir el cargo, fue detenido bajo el argumento de haber cometido “negociaciones indebidas”, procedimiento del que fue exonerado por un juez federal, quien ordenó su inmediata liberación el pasado viernes.

Luego de rendir protesta en la sala de cabildo de la presidencia, en una sesión que fue convocada por su esposa, Marcela Cervantes, hasta hoy secretaria municipal y no por el alcalde en funciones, Raúl López Ramírez, tras la presión de los miembros del ayuntamiento de oposición, se elaboró una nueva convocatoria, que fue firmada momentos antes de asumir el cargo, el presidente recién instalado declaró que desde hoy saldrán de la presidencia todos los asesores de todas las áreas y que habrá cambios en su gabinete.

“Quiero ser el protagonista de los cambios de mi pueblo porque se que si se pueden hacer,  cumplir la palabra que di en campaña y se hará una reestructuración total de todo el ayuntamiento  (debió ser la administración), quiero que funcione bien, poner a la gente capacitada y no poner a alguien y luego a ponerle a un asesor, si no sirven para estar en el puesto muchas gracias, en Atotonilco debe haber gente preparada  para tomar decisiones fuertes y determinantes”, afirmó en sus primeras declaraciones como presidente.

“Vivimos en un estado en el que al gobierno que tenemos deberían darle un premio nobel por tantos inventos que tienen, me inventan delitos y muchas cosas, pero gracias a la justicia federal hoy estoy aquí asumiendo mi puesto y sin temor a nada.  Fui un preso político, porque nunca existió ningún delito, las negociaciones indebidas de las que me acusaron yo no las hice ni tomé parte en esos acuerdos, lo único que yo hice fue respetar acuerdos tomados entre el gobierno federal y el gobierno del estado”.

En cuanto a la falta del aval de congreso, Julio César Ángeles Mendoza declaró que el municipio es autónomo, “a mí me puso el pueblo, no me puso ni el congreso ni ningún partido político ni ninguna persona, yo no estoy aquí por ningún dedazo, a mí me puso mi pueblo y me debo al pueblo, no necesito pedir  la autorización de nadie más que de mi pueblo”, afirmó categórico.

Agradeció a Raúl López Ramírez por haber tomado el control durante estos seis meses de la administración, en la que reconoció que hubo muchas tibiezas, pero lo justificó por el proceso que estaba viviendo junto con su familia, “hoy empezamos a tomar decisiones y quien pensó que estaría más tranquilo, más dócil, me iba a doblegar, el día que suceda eso ya no soy Julio César Ángeles, soy un pelele más, mi intención fue desde un inicio ser presidente municipal, protagonista del cambio de mi pueblo, no ser militante de un partido político, eso no me interesa, me interesa tomar las riendas del municipio y demostrar que si se pueden hacer bien las cosas en México, porque a pesar de todas las injusticias que he vivido, aún creo en un México libre”.

Abundó sobre el amparo obtenido, “me pedían una fianza de 201 millones de pesos, lo que era el desfalco del ayuntamiento, para obtener mi libertad y me advirtieron que aunque se pagara, no podría ejercer el cargo de presidente municipal, pero esa fianza salió sin efectos, obtuve mi libertad inmediata porque el delito estaba prescrito en caso de que hubiera existido, no hay ningún cargo, salgo sin antecedentes penales, sin problemas y estoy con todos mis derechos políticos  aquí para asumir el cargo que el pueblo me encomendó, fue un amparo federal liso y llano, no me juzgaron, porque no hubo delito que perseguir”

Anticipó que se hará auditoría al gobierno de Edgar Martínez Mendoza, porque sabe qué dejó el municipio antes que la administración perredista la tomara y al recibir este nuevo gobierno detectaron malos manejos y muchos faltantes y revisará a conciencia cada área, que siempre lo culparon por la falta de capacidad en ese tiempo posterior a su primer mandato, además anticipó que los laudos no le preocupan, porque nunca le ha temblado la mano para quitar sindicatos, quitar y poner gentes, quien deba estar se mantendrá y quien tuvo la oportunidad y no sirvió, se irá.

En cuanto al cabildo, dijo que pedirá que cada uno asuma las funciones que les corresponden, sin que nadie se meta en lo que otras áreas realizan, concluyó