Rock clásico, nacional y jazz experimental fueron los elementos para el aniversario de Mi Totem

61

Por Javier Castillo Muñoz

El pasado fin de semana asistimos al primer aniversario de Mi Totem, un lugar en el que confluye todo tipo de público y en donde pasamos un ameno y excelente rato.

Rock clásico, nacional y jazz experimental ambientaron la celebración, aunado a exposiciones de fotografía y pintura de artistas independientes.

Ubicado en el corazón de Tula de Allende y con una gran variedad en su carta de platillos y bebidas, disfrutamos de un par de cervezas y unos deliciosos chilaquiles con una vista espectacular desde el balcón en donde se encuentra.

Conforme pasaban las horas podíamos sentir un ambiente placentero y relajado. Y es que lugares como el que describimos en líneas anteriores son difíciles de encontrar. La calidez y atención de su personal de trabajo lo hacen sentir a uno como en casa.

Mi Totem rompe con los esquemas y estereotipos que pudiéramos concebir sobre los restaurantes o bares comunes, pues es también un espacio para la familia, los amigos y nuevas experiencias.

LRM_EXPORT_20170611_234336 LRM_EXPORT_20170611_233512 LRM_EXPORT_20170611_233301 LRM_EXPORT_20170611_234634 LRM_EXPORT_20170611_234440