Irreverencia ciudadana

33
Por Héctor L. Ortega El irreverente

Por Héctor L. Ortega

El irreverente

EL CABILDO DE TULA

Al parecer, los miembros del cabildo equivocaron el oficio, pues más que un cuerpo colegiado emisor de propuestas, debate y consulta; son simples “contadores”, contadores de apoyos entregados a la población; contadores de las sesiones de Cabildo en las que estuvieron presentes, de las veces que acudieron a inauguraciones, presentaciones, ceremonias cívicas, clausuras, eventos especiales y demás.

 “Teóricos” de la acción, los regidores sólo sirven para integrar el quórum en las sesiones de cabildo, para tomarse fotos con el gobernador, con el presidente municipal, o con los directores generales, y por supuesto, su trabajo más arduo: levantar la mano.

Mantener este organismo “colegiado”,  costo  más de  32 millones pesos durante la pasada administración que percibieron  del erario público para su funcionamiento y que  contrasto con el poco desempeño al interior del Ayuntamiento de Tula de Allende y  que la actual a pesar del aumento a sus “dietas”, nada garantiza que tengan un mejor desempeño, como el  legislar para la creación de nuevos reglamentos, así como su actualización, que a su vez ayuda a mantener la gobernabilidad y vida orgánica del municipio.

¿Ustedes quiénes son? ¿Cómo llegaron a estas posiciones de representatividad ciudadana? ¿En dónde podemos consultar su curriculum?  ¿quién los designó para presidir  las comisiones  del ayuntamiento y bajo qué criterio? ¿A quiénes les rinden cuentas de su “labor” legislativa? Estas y más preguntas que no contempla transparencia, tenemos los ciudadanos.

Han pasado nueve meses y ¿Qué han hecho? No son capaces de emitir un documento de resumen mensual  de actividades, Los ciudadanos nos tenemos que conformar con lo emitido a traves de las diversas plataformas digitales que emplea el municipio para su difusion y eso si un chingo de fotografías en pose de divas e idiotas, tratando de emular a otros que han estado en esos cargos o participando en actos públicos como oradores y emitiendo los alcances y la grandiosa que es la administración de su alcalde, como lo pregonó la morena priísta, Gabriela Morales.

Y cómo olvidar el famoso  “cheque en blanco” emitido a traves de un voto de “confianza” al alcalde, que le permite facultades fuera de toda proporción y que defiendieron a capa y espada ante una raquitica “oposición” , que se ha vuelto su aliada , quizas por los favores ya recibidos  del “chavorruco” , como el caso de la regidora sexy Rosa Olivia Garcia  que ya le dieron a su “novio” una plaza de trabajo o a Norma Neri  el manejo de ferias y lo que resulte, sin olvidar a la “primorena” con su contrato por concepto de servicios de alimentación, del resto de su “bloque oficial” como se le llama no esperemos nada …solo levantar el brazo y decir a todo que si  como es tradicional con las administraciones, mientras que se lleve la chingada a la ecología, la seguridad pública, los derechos de las mujeres, el trabajo infantil.

¿De qué sirven 21 comisiones permamentes y 5 comisiones especiales? Si sólo son de papel, en donde esta su “programa de trabajo”, la evaluación al mismo y las resoluciones  emitidas a través de las sesiones ordinaria y extraordinarias;  un ejemplo de ello es  la Comisión de Rastro Municipal que han hecho, ¿acaso la gente se enteró de los cambios realizados al interior  del mismo, que incluso la titular aportó dinero y materiales para su  funcionamiento  porque ni un litro de cloro tenían?

Y mientras tanto solo ocurrencias como el barrer espacios públicos , regalar cucharas de plastico, concursos inutiles  de disfraces y piñatas (no niegan su origen partidista), etc rematando con la última en materia de seguridad publica, en la cual  dicen integrarse a las actividades y supervisión de actividades de la coorporación  en donde seguramente Marcos Reyes  Sanchez  tiene gran experiencia dado que laboró como intendente en la SSP municipal  y de ahi su gran experiencia en materia de seguridad.

Les molesta la critica legisladores, pero nosotros no somos los borrachos, los que abusan de su cargo público y contratan a personal como sus niñeras. Nosotros no somos los que peleamos y perreamos lugares en ferias y bailes para venta de cerveza;  no somos los culpables de tanta ocurrencia dentro y fuera del cabildo.

Por cierto, sus declaraciones patrimoniales no las conocemos, ¿por qué no las han hecho públicas? El portal de transparencia del ayuntamiento no ha reflejado esa obligación que tienen para con nosotros, los ciudadanos,  claro que argumentaran que no estan obligados , pero ni en eso ustedes son innovadores y representan un cambio en este CIRCO en el que se ha convertido el cabildo.