No tenemos un plan de trabajo, ni estadísticas ni censo entre niños y adolescentes que son víctimas o ejercen violencia: Vanessa Jiménez

82
  • La comisión del ayuntamiento en Tepeji que tiene a su cargo el  Sipinna solo trabaja para solicitar más presupuesto para operar el área

 

Luego de los hechos denunciados en los que jóvenes adolescentes de la colonia Tlaxinacalpan fueran detenidos por agredir  físicamente y robar a una pareja también de jóvenes, además de amenazar con violar a la chica, perseguir y amedrentar a la familia para evitarse denuncias, fue cuestionada la regidora Vanessa Jiménez Bautista que preside la comisión del Sistema Nacional de Protección a Niños, Niñas y Adolescentes (Sipinna), dijo que el trabajo se ha enfocado más que nada a perseguir un aumento de presupuesto para operar el área y contratar más personal, más no a implementar campañas de conciencia y ayuda en las colonias y comunidades, para que junto con los ciudadanos, iniciar una erradicación de actitudes viciosas y delictivas con las que se están cobijando.

La munícipe, emanada del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) reconoció que los problemas que afectan a la niñez y la adolescencia en Tepeji “son bastantes”,  la directora de este programa, ha referido que son muchos los casos de niños violentados que han atendido y que en determinados momentos, se sienten rebasados, por carecer del personal necesario como psicólogos, abogados, trabajadores sociales, es decir, hace falta incrementar la plantilla de recursos humanos,  así como mejorar y ampliar la infraestructura de atención para este sector, para ello se trabaja en proponer un aumento al presupuesto para esta área tan delicada, “actualmente solo contamos con los puros salarios”, afirmó.

Respecto al caso planteado, de los hechos ocurridos en Tlaxinacalpan, en donde fueron adolescentes menores de 18 años quienes se han dedicado a intimidar a la gente mediante asaltos a los mismos jóvenes estudiantes del Cbtis 200, a los de la escuela secundaria general Tepexic, así como a la ciudadanía que transita por las zonas aledañas al panteón de la colonia, la regidora manifestó desconocimiento del  problema, ya que estos infractores por ser menores, fueron canalizados al Sipinna.

Jiménez Bautista aseguró que las acciones que se emprenden por parte del Sipinna son basadas en la ley y ellos como ayuntamiento tienen que acatarla. Ello en el sentido de que por ser menores, no reciben amonestación y además, son liberados inmediatamente, resguardando sus derechos humanos.

“Nosotros estamos apoyando en un programa junto con la directora de Sipinna en el municipio para la prevención de las adicciones, estamos luchando por que haya una psicóloga para atender estos temas, pero insisto, por los múltiples casos que llegan, solo estamos pidiendo al abogado que atienda lo que va saliendo, no hay para hacer más”, comentó.

Tampoco cuentan con estrategias para contener y comenzar a frenar estas acciones negativas para este sector,  no hay un censo, una estadística de niños y adolescentes maltratados, violentados, ni tampoco de menores infractores, que cada día se observa a simple vista, va en aumento el número.

Vanessa Jiménez planteó la intención a futuro, de llevar a las escuelas desde el nivel primaria, pláticas preventivas sobre adicciones,  “la comisión que presido tuvimos una mesa de trabajo hace dos semanas para ver las necesidades que esta área ha tenido.

No pudo precisar cuáles son las colonias y comunidades que presentan mayor número de casos con violencia hacia niños y adolescentes y también desconoce si hay una balance de estos mismos que han incurrido en actos delictivos o que ellos mismos generen la violencia contra la sociedad en general.

Justificó el hecho de la generación de violencia hacia menores y por los propios menores, a que los padres y las madres trabajan, por lo que no hay un “control” de la educación que se les da a los hijos. Reconoció que es un tema que deben atender, más no la intención de involucrarse debidamente en vigilar que se aplique el reglamento, verificar que realmente no se violenten los derechos de niños y adolescentes, buscar alternativas para canalizar energías negativas y hacer que el área de la Sipinna por la que peleó presidir la comisión, dé realmente resultados.

“Para hacer rendir frutos del trabajo que se pretende evidenciar a la ciudadanía, se necesita disposición y un planteamiento objetivo de cómo operar el programa, acercarse más a la perito en la materia, que es la titular del Sipinna en Tepeji y empezar a dar resultados”, finalizó.