SURGE MAPA EN TULA PARA QUE LOS NIÑOS NO SIGAN SIENDO REHENES DE LOS DIVORCIOS

75

 

Por Rosalía Maldonado

TULA DE ALLENDE.- Una lucha solitaria está dando el doctor Adrián Claxa Echeverria en esta región para que las autoridades judiciales hagan prevalecer por sobre todas las cosas los derechos de los menores a poder tener en sus vidas una madre y un padre presentes, a pesar de que el vínculo matrimonial o de pareja se rompa. Junto a la lucha legal que libra desde hace ya tres años para poder convivir con su menor hijo, ha iniciado una red de apoyo, para ofrecer opciones a aquellos hombres y mujeres que son víctimas de lo que se ha tipificado en el código civil como “alienación parental”.

Adrián Claxa, quien es médico de profesión, explicó que en todo el país se está dando este fenómeno en el que, uno de los padres, generalmente la madre, ponen a los hijos en contra de su papá, o no permiten que este tenga contacto con los hijos. Y aclaró que en la mayoría de los casos ello sucede porque los jueces otorgan la custodia de los hijos a las madres .

“En México más de cien mil niños viven impedidos de convivir con su mamá y papá de manera  simultánea, debido a procesos de divorcio o bien como consecuencia de juicios de guarda y custodia.  Los niños terminan siendo rehenes de los divorcios, lo que no debería permitirse, porque esto, está comprobado, tiene consecuencias psicológicas en los niños, pues son huérfanos, de padres vivos. Los niños deben poder disfrutar de su madre y de su padre, aún cuando decidan estos separarse”.

Narró que él lo ha vivido, con el divorcio, ha pasado un calvario para poder ver a su hijo, aún y cuando él se hizo cargo del menor desde que nació porque la madre del niño también médico de profesión trabajaba en un municipio serrano y entonces acordaron que él cuidaría del niño y ella lo veía los fines de semana.

Tras su separación, ella le dejó a bebé, pero cuando se divorciaron ella cambió de opinión y lo reclamó. El juez, le dio la guardia y custodia a ella y a él la posibilidad de verlo cuando quisiera, pero ella hace todo para evitarlo y le priva al niño la oportunidad de convivir con su padre y su familia paterna.

El litigio ha sido muy complejo, señala, pues ella ha recurrido a todas las instancias legales posibles y en algunos casos utilizado estrategias legaloides solo para retrasar el que él pueda convivir con toda libertad con el menor, y debido a la lentitud con que el sistema judicial resuelve tipo de casos, se les afecta al niño.

“Ante un divorcio, los niños, deben ser protegidos y no pueden ser rehenes de alguno de los padres, porque no son muebles, no son bienes, sino persona que merecen, tener padre y madre a pesar de que la relación de estos acabe. Merecen tener dos fiestas de cumpleaños, dos navidades, dos vacaciones”.

En el transcurso de este difícil proceso que aún no acaba, compartió, en su lucha por poder convivir con su hijo, recibió apoyo de un grupo de padres y especialistas que se agruparon para apoyar a personas que atraviesan por esta situación, en torno a una red de libre asociación, denominada Niños con Madre y Padre (Mapa) que surgió en la ciudad de México y que hoy opera  en la capital de estado. Y tras conocer la situación que se vive en el país y el estado él decidió comenzó a dar apoyo a personas de la región Tula Tepeji, donde refiere, este fenómeno está muy presente y va en franco aumento.

“Como las instancias gubernamentales, como el DIF, que debieran estar dando atención a quienes están sufriendo de este tipo de violencia no lo hacen, las personas están desamparada y no saben qué hacer, por lo que muchos hombres para evitar que les quiten a sus hijos o no los dejen convivir con ellos, aplazan su separación y se quedan en el seno familiar viviendo en situaciones conflictivas que tampoco son propicias para el buen desarrollo de los hijos”.

Pero muchos otros, agobiados por los tortuosos procesos, aseveró, toman la difícil decisión de alejarse de sus hijos y dicen que esperarán a que estos crezcan para que puedan acercarse a ellos, y esto está generando muchos problemas sociales.

Claxa comentó que cuando una persona llega a este grupo se le recomienda de entrada es que tome terapia psicológica, pues lo primero tienen que enfrentar es la separación y que la relación ya se terminó, y en muchos casos reconstruir su autoestima.

“También les recomendamos que busquen un buen abogado, que les diga la verdad de la situación, que no les haga falsas promesas de que todo será muy sencillo y sobre todo que no les pida hacer cosas para manipular la situación a su favor, porque ello es lo que hace que los procesos legales se compliquen. Hay que buscar que el divorcio se de en los mejores términos. Y los canalizamos a donde les puedan apoyar.”

Dijo que es importante que los padres que están pasando por una situación similar, levanten la voz, luchen por sus hijos, por los derechos los niños y porque estos tengan una vida libre de violencia.

Y refirió que por ello se está buscando que estas redes de apoyo se sigan extendiendo, para que no se registren tragedias como consecuencia de los pleitos por los niños, pero también se está librando una batalla legal en la ciudad de México, para que los jueces tomen decisiones expeditas y no tarden años los juicios de guarda y custodia y se haga cumplir la determinación de los jueces.

  .