Mixquahuala en fase roja en materia de seguridad: Pretendió la ciudadanía linchar a delincuentes y afectaron bienes patrimoniales

15

 

Luego de haber separado del cargo de director de seguridad pública a César Carbajal, la gente del municipio arremetió contra los policías, contra el gobierno, los ministerios públicos, por no detener y por darles salida a probables ladrones de motocicletas que han afectado el patrimonio de varias familias y que al presentarlos ante las autoridades, simplemente no configuran el delito de robo, por ser los ciudadanos quienes los detienen.

Vecinos de la colonia la Estación, sorprendieron a dos presuntos delincuentes cuando se intentaban robarse una motocicleta. los mismos vecinos trasladaron a los detenidos a seguridad pública municipal de Mixquiahuala, para ser puestos a disposición  del ministerio público, pero luego argumentando hartazgo por la inseguridad, pedían se los dieran para ejercer justicia por mano propia.

Desde temprana hora las partes afectadas exigieron al gobierno de Humberto Pacheco Miralrío que les entregara a los detenidos, aún cuando éstos no estaban en la comandancia municipal, sino que ya habían sido enviados y puestos a disposición del ministerio público, en donde aparentemente  les respondieron que no procedía la denuncia.

Esta opacidad, omisión y demás actos, enfurecieron a los vecinos que lograron conjuntar las voces de más de 200 personas que exigían les entregaran a los ladrones, para aplicar la justicia por propia mano, ya que quienes tenían a su cargo esta encomienda, simplemente se “hacen pendejos” y permiten que los delincuentes solamente se burlen de la población porque no hay sanción alguna para ellos, quienes “actúan con toda libertad e impunidad, protegidos por las autoridades”.

Foto tomada de internet
Foto tomada de internet

Fue la estrenada que le dieron al encargado de la seguridad, pero también la gota de intolerancia que derramó el vaso en la gente, lo que generó  que se mantuvieron exigiendo les entregaran a los detenidos, de lo cual  señaló el vocero de la presidencia, “los rateros ya ni están aquí”.

Muchos ciudadanos mixquiahualenses reprobaron el actuar de quienes pretendían  hacerse escuchar, porque “también vandalizaron” y sus destrozos no lograron se generen condiciones de seguridad, menos de paz y tranquilidad, porque en lugar de unir, conflictúan a la gente, unas con otras.  Otros más se unieron mediante las redes sociales, felicitando “el movimiento” que realizaban , por atreverse a “no dejar pisotear más los derechos de los afectados”.

En un rápido análisis, salió mucho más caro el desorden provocado, que lo que se hubiera gastado el municipio en comprar una nueva motocicleta.   Ahora el edificio dañado, la moto siniestrada y sin ningún responsable al cual detener, para evitarse más plantones y manifestaciones ciudadanas, que está plagado de gente que no distingue entre la justicia y el desorden.