El otro día salia de una charla sobre remedios naturales y fitoterapia que habían organizado en la hermosa ciudad amurallada de Cartagena de Indias, y como mi hotel quedaba en Getsemaní, era tarde y el camino no siempre es del todo seguro, me tomé un taxi.

Tuvimos con su chofer una charla corta -ya que estos barrios están uno al lado del  lado-  pero constructiva. Me dijo, palabras más, palabras menos, que él creía que las ondas de las antenas de wifi, nos estaban friendo el cerebro.

A lo que yo le contesté, “el cerebro y algo más.”

Luego en el hotel, recordé que nunca había escrito sobre la relación entre la sexualidad y el mundo moderno. Así que me senté frente al escritorio y comencé a escribir este articulo.

Lo primero que quiero decirte al respecto es que si sientes que, últimamente, tu deseo sexual ha disminuido, quiero que sepas que el problema no siempre es el cansancio, la falta de tiempo o los muchos años de relación que lleves con tu pareja.

(La alimentación también puede tener un papel importante en todo esto… los fertilizantes y agro tóxicos que consumimos diariamente tienen una implicancia directa en nuestra salud, sobre todo en la salud sexual, pero eso lo dejamos para otra vez.)

Por ahora concentremosnos en que el WIFI puede ser lo que está influyendo en tu falta de deseo.

Es que por más que a veces lo olvidemos, y como bien sabía el taxista, el ser humano está constantemente expuesto a la polución electrónica, y ella trae innumerables daños. Comenzando por este.

El enemigo público número 1 de tu libido.

Casi todo lo que concierne a la salud humana está relacionado con la regeneración celular. Solamente cuando el proceso regenerativo funciona como debe funcionar, el cuerpo está en buenas condiciones.

Lamentablemente, la vida moderna y todas sus “ventajas tecnológicas” traen una desventaja para el cuerpo… la imposibilidad de regenerarse correctamente.

Esto es el principio de las enfermedades modernas, incluyendo la disminución de la libido y, en consecuencia, de la actividad sexual.

Y como venimos hablando, una de las principales causas de todo esto es la tecnología wireless (incluyendo el WIFI, la radio, los radares…) que está presente en nuestras vidas TODO EL TIEMPO, sobre todo en la ciudad.

Entonces el problema es el siguiente: las frecuencias emitidas están en la categoría de las altas frecuencias relevantes, o high-frecuency (HF).

Y cuando estamos en contacto con estas frecuencias, el cuerpo pierde la habilidad de identificar lo que es bueno o malo para él, y no puede protegerse solo.

Por lo que la combinación entre la electricidad (baja frecuencia) y la tecnología WIFI causa una onda electromagnética en el cuerpo que no es nada saludable.

Estudios realizados en grandes ciudades revelan que hay radiaciones 40 veces más altas de lo que sería normal para el cuerpo.

Eso es un gran problema porque nuestras glándulas endócrinas son muy sensibles a la polución electromagnética. Y como muchas investigaciones muestran: el efecto de esta polución disminuye la producción de melatonina en la glándula pineal.

Y aquí damos con el centro mismo del problema: esta hormona es especialmente importante para el equilibrio del sueño pero también para la sexualidad.

O sea, la explicación es muy simple: el deseo sexual disminuye a medida que baja la producción de melatonina.

Por otro lado, un estudio realizado con personas que tenían su casa a 200 metros de una base de telefonía móvil tenían problemas de baja libido y falta de apetito sexual.

Pero ojo que hay más problemas: otros síntomas que tenían estas personas eran irritabilidad y depresión.

Y eso no es nada, porque  permanecer por varias horas en zonas donde hay conexión de WiFi podría causar además:

1. Estrés

2. Trastornos del sueño

3. Palpitaciones

4. Migraña

5. Incapacidad para concentrarse y problemas de memoria

Yo creo que a medida de que pase el tiempo se harán nuevos estudios que mostrarán cómo estas ondas están friéndonos algo más que el cerebro y el deseo. Mientras tanto, nos recomendaría a todos nosotros estar más lejos posible de este tipo de radiación.

Por si no se te ocurre cómo, te dejo unos tips para evitar la exposición a la polución electromagnética:

  • Apaga los teléfonos móviles y los transmisores de WIFI a la noche.
  • Si usas tu teléfono como despertador, déjalo en modo avión.
  • No cargues la batería de tu móvil al lado de la cama mientras duermes.
  • Trata de tener a tu móvil en tu bolsillo la menor cantidad de tiempo posible.

Por nuestra salud,

Andrés Soler
Editor de La Salud Al Desnudo

Fuentes:

“When electrosmog spoils sex and libido”, Geovital. Por Dietmar Hohn. https://en.geovital.com/when-electrosmog-emf-spoils-sex-and-libido/

“Celular, conexão Wi-Fi, poluição, calor: afinal, o que pode afetar a fertilidade masculina?”, Blog da Saúde. 14 de marzo de 2012.http://www.blogdasaude.com.br/saude-fisica/2012/03/14/celular-conexao-wi-fi-poluicao-calor-afinal-o-que-pode-afetar-a-fertilidade-masculina/

“5 formas en como el Wifi daña a tu salud”, Bienestar 180. http://bienestar.salud180.com/salud-dia-dia/5-formas-en-como-el-wifi-dana-tu-salud

“Evidence that Wifi can adversely affect health”, Wifi Concern. http://www.wificoncern.org/concern11.html

“Survey study of people living in the vicinity of cellular phone base stations”, EMF Portal. Published in: Electromagn Biol Med 2003; 22 (1): 41-49. Por Santini R, Santini P, Le Ruz P, Danze JM, Seigne M. https://www.emf-portal.org/en/article/10062

Aclaración:Las informaciones contenidas en este boletín son publicadas únicamente con fines informativos y no pueden ni deben ser consideradas como consejo médico personal. El lector debe para cualquier cuestión relativa  a la salud y su bienestar, consultar con profesional debidamente acreditado por las autoridades de la salud. El editor de este contenido no es médico ni práctica la medicina o cualquier otra profesión terapéutica. Apenas expresa su opinión basada en los datos presentados por agentes de la salud, o contenido informativo disponible al público, considerados confiables en la fecha de la publicación. Puesto que las opiniones nacen de juzgamientos y estimaciones están sujetas a cambios.