Como parte de las actividades en materia de prevención del delito y como reforzamiento a los trabajos que realiza esta área perteneciente a la Secretaría de Seguridad Pública en las diferentes escuelas del municipio, el pasado  martes cerca de 2 mil alumnos de  secundaria se dieron cita en el gimnasio socio cultural de la unidad Deportiva “Tepexic”, para presenciar dos conferencias a cargo de Miguel Iruegas y Sebastián Marroquín -hijo de Pablo Escobar – con los temas de bullying y Pablo Escobar: una historia para no repetir.

Sebastián Marroquín señaló que las series de televisión muestran la vida del narcotráfico llena de lujos pero en realidad “detrás de toda la fortuna hubo mucha maldad, mucha violencia”,  dijo también que la finalidad de esta presentación es para dar a conocer su propia historia desde la  perspectiva familiar, sobre lo que vivió a la lado de su padre.

 Recordó también que después de que Pablo Escobar mandara asesinar al ministro de justicia de Colombia, Rodrigo Lara Bonilla, su familia vivió huyendo, además de que todo el tiempo estuvo consiente de que su padre fue un “bandido” y mencionó que Escobar Gaviria fuera autor de más de 200 atentados  en Colombia destruyendo   vidas inocentes, “ es mi padre y lo quiero pero eso no me impide reconocer la gran violencia que dejó a su paso” recalcó.

Dio un mensaje a los jóvenes sobre la perseverancia para alcanzar sus metas  y sobre todo hizo hincapié en  que una de las mejores herramientas para salir adelante es la educación y los valores que tengamos como seres humanos “ si no hacemos las cosas bien todo quedará destruido, sino lo hacemos por el camino de la rectitud que obtengamos las cosas”.

1 (1) Al finalizar mencionó que al escribir diversos libros sobre la vida de su padre y transmitirla a la juventud es la única forma para que no se repita otra historia criminal y que la gente caiga en el narcotráfico, con esto también buscaba que las victimas de su padre conocieran la verdad.

 Fue por motivos de seguridad el que decidiera cambiarse el nombre, así pues pasó de ser Juan Pablo Escobar Henao a Sebastián Marroquín Santos y que después de la muerte del capo colombiano tuvo que huir y rehacer su vida en Argentina.