El cáncer de próstata sigue siendo la segunda causa más común de muerte por cáncer entre los hombres.

En el Reino Unido se estima que hay más de 40,000 nuevos casos de cáncer de próstata diagnosticados cada año; y la Sociedad Americana del Cáncer estima que en los EE. UU. hubo 220.800 casos nuevos, solo en 2015.

Sin dudas, el riesgo de desarrollar cáncer de próstata aumenta significativamente después de los 65 años. Pero siempre hay que estar atentos.

La mayoría de los casos de cáncer de próstata se descubren durante el análisis de sangre de rutina que revela un nivel elevado de antígeno prostático específico (PSA), un posible indicador de cáncer de próstata.

Pero hay otros síntomas que hay que tener en cuenta.

Por eso si usted tiene alguno de los 8 siguientes síntomas, haga una cita con su médico:

  1. Necesidades frecuentes de orinar, especialmente en la noche
  2. Dificultad para comenzar a orinar o retenerlo
  3. Flujo urinario débil o interrumpido
  4. Orina dolorosa o ardiente
  5. Disfunción eréctil
  6. Eyaculación dolorosa
  7. Sangre en la orina o el semen
  8. Dolor o rigidez recurrente y persistente en la parte inferior de la espalda, caderas o parte superior de los muslos

Es probable que su médico le realice un examen rectal para controlar su próstata y también le recomiende que le hagan un análisis de su nivel de PSA.

Si su prueba muestra que sus niveles de PSA son elevados, el siguiente paso será una biopsia de próstata: un procedimiento doloroso que consiste en insertar una aguja delgada a través del recto (biopsia transrectal), a través de la uretra o a través del área entre el ano y escroto (periné), para extraer pequeñas muestras de tejido de próstata para examinarlas con un microscopio.

Por eso cuando se trata de su próstata y el riesgo de cáncer de próstata, las palabras clave son “vigilancia activa”. O prevención.

Y la dieta siempre puede ser clave.

Como sabemos los enfoques dietéticos podrían ayudar en la lucha contra la enfermedad. Y ya hemos hablado en otros artículos de cómo prevenir esta enfermedad.

Pero hoy quisiera detenerme en un alimento que puede promover la salud de la próstata: los arándanos.

Aunque aún no se han realizado ensayos en humanos para mostrar los efectos de los arándanos en pacientes con cáncer, los estudios in vitro han encontrado que los arándanos parecen ser efectivos en la lucha contra muchos cánceres, incluido el cáncer de próstata. Muchas personas también usan jugo de arándano para eliminar las infecciones del tracto urinario.

Se cree que los poderosos fitonutrientes antioxidantes, que se encuentran en las antocianinas, son la clave de las posibles propiedades anticancerígenas de los arándanos. Las antocianinas forman parte del pigmento que da a los arándanos su color rojo brillante.

Para obtener la misma cantidad de antocianinas que se encuentran en una taza de arándanos frescos, debe beber cuatro litros de jugo de arándano, o comer 840 g de arándanos secos … y estos a menudo contienen azúcares añadidos, como el jarabe de maíz alto en fructosa, que tiene ha sido vinculado a una variedad de enfermedades, incluido el cáncer … Por lo tanto, es mejor mantenerse al margen de estos.

Sin embargo, si desea sacar provecho de los beneficios antioxidantes de los arándanos, aquí hay una receta simple para una versión de jugo de arándano integral:

1 puñado de arándanos frescos o congelados,

350 ml de agua,

3 cucharaditas de miel orgánica

60 ml de jugo de limón.

Mezcle todos los ingredientes a alta velocidad y agréguele hielo.

Por nuestra salud,

 

Andrés Soler.