Concentración en el sexo

23

Para las mujeres, en el sexo hay un importante componente mental y hemos de centrarnos en el placer para lograr el orgasmo. Una de las causas más comunes que nos implican llegar al clímax es la distracción. Por eso,  damos algunos consejos para no perder la concentración durante el sexo.

Todos tenemos preocupaciones y problemas, pero hemos de aprender a dejarlos de lado cuando estamos con nuestra pareja para disfrutar al máximo. Si estamos dándole vueltas a la reunión de mañana o aquel comentario que nos ha hecho una amiga, perdemos la concentración fácilmente y no conseguimos llegar al orgasmo.

La mente y la imaginación son cruciales para la excitación sexual, especialmente en las mujeres. Precisamente por eso, muchas veces no estamos centradas en el placer ni en el momento y no disfrutamos plenamente del sexo. Para no distraernos durante las relaciones sexuales hay algunos tips y consejos que podemos poner a prueba.

6 Consejos para no distraernos durante el sexo

·  Evita distracciones, apaga el móvil: Hoy en día estamos constantemente conectados a cientos de personas, redes sociales, grupos de whatsapp y correos electrónicos. Una simple llamada de la compañía de teléfono puede arruinar el momento, así que lo mejor es apagar los teléfonos móviles y elegir un momento en el que sabemos que no seremos molestados. Aunque no contestemos al teléfono, si no paramos de recibir avisos y notificaciones el ambiente se rompe y estamos más pendientes de que pare el sonido o de si será algo importante.

·  Música y aromas suaves: Convierte los sentidos en tus aliados. Igual que se habla muchas veces de que para descansar mejor es tener una rutina a la hora de ir a dormir, puedes hacer lo mismo con el sexo. Unas velas aromáticas o un ambientador concreto, incluso un poco de música suave que te ayude a estar en el momento pero que no sea tan estridente como para distraer. Al tiempo de utilizar el mismo ambientador o sonidos, tu mente relacionará esos estímulos con el placer sexual y desconectará de todo lo demás.

·  Preliminares progresivos y largos: Para entrar poco a poco en la relación sexual y conectar con la pareja lo mejor es dedicar tiempo a los preliminares. Además, los juegos previos al coito preparan el cuerpo y la mente para el sexo. Empieza con unos masajes o caricias, no hace falta que sea algo demasiado sexual ni directo, y poco a poco tendrán más ganas de estar juntos y subirá el deseo sexual.

·  Concéntrate en las sensaciones: Fíjate en la respiración acelerada de tu pareja, en el roce de su piel, en el tacto de sus labios… concéntrate en las sensaciones físicas que estás experimentando. Si te centras en esos estímulos luego al recordarlos sentirás un escalofrío. También puedes probar con un antifaz para que los demás sentidos se agudicen y sea más fácil y emocionante la relación sexual.

·  Sí a probar cosas nuevas: Si el sexo se convierte en una rutina, siempre las mismas posturas, la misma duración y a la misma hora, es normal que nuestro cuerpo ponga el piloto automático y nuestra cabeza aproveche para hacer la lista de la compra. Para evitar caer en el sexo programado lo mejor es probar cosas nuevas. ¿Qué tal una postura diferente o un rapidito en el sofá del salón? Prueben aceites de masaje, lubricantes o algún juego erótico que no suelan practicar.

·  Recuperación pausada y cariñosa: Después del coito no se levanten corriendo para vestirse o ducharse y seguir con el día. Lo más recomendable es dedicar un tiempo de descanso para el cuerpo y para que nuestra mente se relaje y vuelva poco a poco al momento. Además, es después del coito cuando tenemos más concentración de oxitocina y se fortalecen los vínculos con nuestra pareja, por eso muchas veces los amantes se abrazan durante minutos e incluso se quedan dormidos.