TE DECLARO CULPABLE

63

JAQUE

 

El 16 de febrero nuevamente la naturaleza se hizo presente sobre suelo mexicano, lo que es quizás un recordatorio de que los humanos estamos en este precioso planeta únicamente de paso y que debemos preocuparnos más por cuidar de él.

Cinco meses atrás, el 19 de septiembre de 2017, México sufrió de nuevo los estragos de un sismo, para desgracia del país, la historia se repetía exactamente el mismo día del movimiento telúrico de 32 años atrás; un movimiento que marcó la vida de miles de mexicanos.

Fue a las 17 horas con 39 minutos del 16 de febrero de 2018 que las alarmas sísmicas comenzaron a sonar, quienes logramos percibir este movimiento en las zonas sin afectaciones, buscamos informarnos. Y así fue, de inmediato en radio y tv comenzaron a dar informes sobre el temblor.

7 grados en la escala de Richter se anunciaban como primer dato, el epicentro estaba 7 km al sur de Pinotepa Nacional, Oaxaca; otra vez Oaxaca, que fue uno de los estados afectados el 19 de septiembre pasado.

Inmediatamente comenzaron a difundirse en redes sociales y en las televisoras, imágenes de la gente desalojando edificios, casas, escuelas; y hacían buena referencia a que la alarma comenzó a sonar segundos antes del sismo.

Afortunadamente y a pesar de que en realidad fueron 7.2 grados, como en septiembre donde se registraron 7.1 grados. Hasta el momento el saldo era blanco, no había heridos y por ende no había muertos, sólo daños menores en edificaciones, pero esta vez, todo estaba en pie.

Fue en la madrugada del 17 de febrero que se informaba que un helicóptero de la Fuerza Aérea de México en el que viajaban el secretario de gobernación federal Alfonso Navarrete Prida y el gobernador de Oaxaca Alejandro Murat, además de otras nueve personas, había caído.

Donde no había tragedia, un supuesto error humano terminó con la vida de 14 personas y dejó a otras heridas. Tenemos un proceso electoral en puerta y un suceso de esta magnitud fue el pretexto perfecto para el oportunismo y el protagonismo de los partidos políticos.

En un sentido general se dice que comete homicidio quien priva de la vida a otra persona, ya sea con la intensión de cometer dicho acto o sin ella que es a lo que llamamos homicidio culposo, es decir, que no se comete con dolo; y esto se castiga con pena privativa de libertad.

Y este helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana, tripulado por Alfonso Navarrete Prida y Alejandro Murat privó de la vida a 13 personas inocentes, personas que aún estaban temerosas por las réplicas del sismo, ese helicóptero mató a 13 personas, ese era un helicóptero oficial y de éste únicamente resultaron lesionados.

El Código Penal Federal vigente y con su última reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación, en el Capítulo ll titulado “aplicación de sanciones a los delitos culposos”; artículo 60 párrafo tercero a la letra dice:

Cuando a consecuencia de actos u omisiones culposos, calificados como graves, que sean imputables al personal que preste sus servicios en una empresa ferroviaria, aeronáutica, naviera o de cualesquiera otros transportes de servicio público federal o local, se causen homicidios de dos o más personas, la pena será de cinco a veinte años de prisión, destitución del empleo, cargo o comisión e inhabilitación para obtener otros de la misma naturaleza. Igual pena se impondrá cuando se trate de transporte de servicio escolar.

 En ese helicóptero viajaban 11 personas que resultaron con lesiones menores; ¿Quién se hará responsable por el homicidio de 13 personas inocentes en Pinotepa Nacional, Oaxaca?

Amenazo con volver.

Guillermo Bello

Fb: Facebook.com/guillermobellooficial