¡SE RINDIÓ!

49

JAQUE

 

El 24 de febrero fue declarado oficialmente como el Día de la Bandera, esto por el entonces presidente de México, Lázaro Cárdenas del Río; desde entonces cada año se realizan ceremonias en conmemoración del máximo símbolo de identidad nacional.

14 banderas hemos tenido a lo largo de la historia, contemplando desde el estandarte con la imagen de la virgen de Guadalupe que se presume utilizó Miguel Hidalgo al inicio de la Guerra de Independencia. En 1821, el gobierno de Agustín de Iturbide adopta la Bandera tricolor del primer gobierno mexicano.

El escudo de la bandera nacional se basa en la leyenda que narra cuando Huitzilopochtli profetizó a los aztecas, durante su migración desde Aztlán, que debían buscar en un lago un águila posada sobre un nopal con una serpiente entre sus garras. Al ver esta escena, fundaron en ese lugar la ciudad de Tenochtitlán, la actual Ciudad de México.

En 2017 y 2018 el lábaro patrio y el gobierno federal encabezado por Enrique Peña Nieto han estado en la mira del pueblo, en la primera ocasión, en la ceremonia de izamiento de bandera realizada en el Campo Marte, se rasgó, y el hoyo que en ella quedó se apreció y sobre todo, se publicó cuanto se pudo en redes sociales.

Este año, algo muy peculiar sucedió; la bandera, en su día conmemorativo, fue izada de cabeza. En redes sociales hubo comentarios de todo tipo, hubo quienes se burlaron de los elementos de la armada de México por no darse cuenta de que el lienzo tricolor estaba de cabeza, hubo quienes le echaron la culpa al Presidente, y también hubo quienes se burlaron de la situación y dejaron pasar el momento.

Para mí, este fue un acto que iba más allá de las burlas, de las críticas, incluso más allá de las mentadas que en redes sociales fueron manifestadas con dedicatoria al primer mandatario nacional.

Según protocolos internacionales el izar una bandera al revés representa legítima protesta, así como puede representar una señal de auxilio; pero también puede considerarse como una forma de declararse como rendidos ante una fuerza armada extranjera; y eso es lo preocupante.

Estamos en los últimos meses de la administración encabezada por Peña Nieto, vivimos grandes conflictos con Estados Unidos y su presidente no quita el dedo del renglón en el tema del muro fronterizo que además tiene que pagar México.

Será que el PRI se está dando cuenta que no ganará la elección del 1 de julio, a menos que vuelva a hacer fraude, y se está rindiendo y es por eso que piensa ceder ante el gobierno norteamericano y dejar el barco más hundido de lo que ya está, para dejarle todo el problema al nuevo presidente que por lo que se logra percibir, esta vez no será priista.

Para mí eso es lo preocupante, que en efecto, Enrique Peña Nieto se esté rindiendo y que quiera dejar el país peor de lo que está, porque para mí, no fue un error humano, y si lo fue por qué dijo “no importa si está al revés o al derecho, hacia atrás o hacia adelante; la bandera es el símbolo que nos da sentido de identidad”.

Amenazo con volver.

Facebok.com/guillermobellooficial