Solo es un feminicidio más. ¿Un hecho aislado?

1819

No solo se trató del cuerpo sin vida de una mujer el que encontraron  en una zanja allá por el pozo de agua potable en la comunidad de Santiago Tlapanaloya.   Se trató de un feminicidio del que hasta el momento, no hay mayores indicios.

No fue una muerte natural, no fue solo el hecho de que se haya extraviado esta mujer y que tal vez si o tal vez no, se haya reportado su ausencia.   La vestimenta con la que la hallaron, habla de que salió con alguien o salió del trabajo, habla de que salió y no regresó.

Fue un feminicidio, porque su rostro está completamente desfigurado por golpes. La asesinaron con saña.  Las autoridades harán los trabajos periciales para determinar la causa real de su muerte.

Esa joven mujer, de una edad de entre 20 y 25 años, la arrojaron a esa pequeña hondonada, en donde  fue fácil localizarla.  Así de fácil fue abandonar el cadáver en el lugar sin que nadie se diera cuenta. Así de fácil se cometen homicidios y agresiones en contra de las mujeres. Su vestimenta en apariencia no evidenciaba violación, ya que su pantalón de mezclilla negro estaba colocado, en su sitio.   Las botas en color gris, la chamarra negra, una blusa al parecer de algodón color roja, el cabello castaño oscuro largo, la tez clara.

Varios medios de comunicación se dieron a la tarea de informar que fue aproximadamente a las 9 de la mañana el hallazgo del cadáver cerca del pozo de la Comisión de Agua de Santiago Tlapanaloya. Todos como casi siempre ocurre, con la inmediatez para que publiquemos y a ver quien lo hace primero.   Pero a la gran mayoría no interesa el fondo del homicidio.

Se dice que no había quien la reconociera, lo cual señala que no le encontraron alguna identificación, y hasta este momento nadie la ha reclamado.  Eso indica que no habrá un escándalo al respecto, se trata de una muerta más que puede ser familiar de alguien en alguna comunidad o colonia de  Tepeji o traída de otro lugar y tirada como si fuera un trapo viejo.

Y me pregunto, ¿qué tal que se trate de la hija de algún político? O la esposa, la hermana, la cuñada.  Ahí si se montaría un súper mega operativo para rastrear  y peinar toda la zona, observar con lupa cada rama del pasto, cada envoltorio de basura, cada piedra, si fue arrastrado el cuerpo, si hay huellas de zapatos o de llantas de vehículo. Pero no, solo se trata de una mujer muerta y nada más,

Solo se dijo que fue localizado el cuerpo de una mujer. Los vecinos mostraron cierto asombro porque en su comunidad encontraron una muerta, pero no fue tanto, solo el necesario para pasar la información y ver si había alguien que la reclamara, porque tal vez nadie en el pueblo ha reportado la desaparición de su hija o de su esposa.  Menos lo harán si el asesino es en el lugar.  Esa sobreprotección que raya en la muerte y que muchos callan porque esa es la cultura, aunque después se lloren lágrimas de sangre cuando ocurre algo dentro del seno familiar.

La indolencia ciudadana es cada día más grande.   Noticias comunes que han dejado de ser motivo de alarma y preocupación por la forma de vida que se lleva en la actualidad hasta allá, en las comunidades.   Despreocupados de los sucesos del entorno más cercano y ocupados de las redes sociales, de conocer a cientos, quizá miles de amigos a través del internet, desapareciendo la comunicación directa  de persona a persona y dejando pasar como una nota más el hecho de haber encontrado a una mujer muerta en la comunidad.

Un feminicidio más que en Hidalgo, en el municipio,  se dirá que se trata de un hecho aislado.