Cultura para la igualdad

7

“Las desigualdades se asientan en la vida pública y privada; las prácticas discriminatorias son el día a día y se han normalizado en nuestra sociedad” afirmó la diputada federal Erika Rodríguez Hernández, al posicionar en tribuna  la reforma a la fracción II del artículo 12 de la Ley del Instituto Nacional de las Mujeres, para incorporar a la Secretaría de Cultura en su Junta de Gobierno.

La legisladora hidalguense destacó que la aprobación es una acción afirmativa que reconoce el trabajo intelectual y artístico de las mujeres, garantizando el derecho universal de acceso a la cultura, otorgando la seguridad del ejercicio de los derechos culturales. De igual forma se reconoce el valor y las aportaciones en la construcción de la diversidad cultural y el respeto por las personas sin discriminación.

Rodríguez Hernández destacó a las  mexicanas que han hecho de la creatividad, arte; y del arte, identidad entre ellas Juana de Asbaje, Consuelito Velázquez, Rosario Castellanos, Frida Kahlo, María Izquierdo, fueron fuente de inspiración y hoy representan el estandarte para romper el techo de cristal en la cultura.

tribuna3Actualmente el Instituto cuenta con una Junta de Gobierno que tiene, entre otras, la responsabilidad de integrar la terna para la designación de su presidenta; establecer políticas generales y definir prioridades; así como, aprobar el presupuesto, informes y estados financieros, y conocer y aprobar los convenios de colaboración con dependencias y entidades públicas.

La junta se integra por las y los titulares de 12 secretarías de Estado, así como, de la Procuraduría General de la República y del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, Por ello, el dictamen aprobado en el pleno de la Cámara de Diputados por 302 votos incorpora a la Secretaría de Cultura forme parte de la Junta de Gobierno.

Finalmente la defensora de los derechos humanos de las mujeres se pronunció en tribuna  para que las mujeres accedan en igualdad de oportunidades en todas las áreas “Basta de que nos den la bienvenida, pero nos cierren las puertas sin mirarnos”, expresó.