¡BÚSCATE UN BUEN AMANTE!

130

No, no me mal entiendas
No te busques a un ser casado que sólo brinde cosas a medias.

Búscate a alguien con quien compartir tu cama cuando quieras, pero también tu vida; siempre y cuando así lo decidas.

Búscate un amor que entre las sabanas te desconozca y quiera terminar contigo, haciéndote estallar en placer.

Ve y encuentra un amante de esos que te cogen duro pero no se meten a hacerle daño al corazón, sólo te hacen ver que si estas hecho para el amor o que puedes ser la definición del mismo.

Búscate con quien compartir charlas a medio día, un café de madrugada, o sexo por la mañana. ¡Oh qué más da, a todas horas!

Búscate quien te acepte con tus idas y se preocupe por tus venidas. (Puedes tomarlo en el sentido que quieras, ambas son importantes)

Que acepté que hay tiempos cabrones, pero que esos son los que traen las mejores recompensas.

Búscate un amante loco, obsesionado con el néctar que posees dentro de las piernas. Que eso sea lo que le da vida entera.

Búscate alguien al que puedas gritarle que tienes ganas de tenerlo dentro, pero también decirle cuando lo necesites al lado sólo escuchándote.

Búscate quien te quiera loca y despeinada, en tu otoño y primavera. Que entienda cuando el vientre te revienta y no haga más nada que tomar un té a tú lado.

Búscate quien ame verte leer tu libro favorito, tu película favorita o ame verte cuando le haces el amor y te lo diga.

Por qué los buenos amantes casi siempre vienen de pasada, te enseñar a amar o un poco de la vida. O de ambos, en cantidades iguales.

Así que si tienes a alguno que llegó sin necesidad de buscarle, aún mejor.

Que si se da para toda la vida, bien.

Pero si se va mañana, no hay más nada que hacer.

De algún u otro modo tú pasaras a ser ese amante para alguien más.

El amante que ahora te estoy recomendando buscar.

Autor: Mariana Dottor.