POR AMOR A MÉXICO

39

El día en que los mexicanos salgamos a emitir el voto está muy cerca; las campañas tienen los días contados y los candidatos ya no saben qué hacer para ganar el sufragio de los mexicanos.

Con el proceso electoral hemos tenido además de las campañas, muertes. Candidatos, precandidatos, alcaldes, diputados, militantes, etcétera, han sido víctimas de la violencia con la que vivimos los habitantes de este precioso país.

El viejito loco, Andrés Manuel López Obrador, dijo que en caso de perder, se va a soltar el tigre; espero ese animal del que habla no esté creciendo en los eventos a los que asiste, como aquí en mi ciudad natal, Pachuca; donde un grupo de sus seguidores comenzó una riña.

¿Qué nos espera si AMLO pierde, (otra vez)? ¿Más muertes? En el supuesto de que el tigre al que se refiere López Obrador sea la violencia, el país se cubrirá de otra capa de sangre; pero, ¿por qué entre nosotros? Entre la sociedad que con cualquiera de los candidatos va a perder.

No creo que sea justo que como ciudadanos nos molestemos <<los otros con los unos>> por nuestras preferencias. Cada uno tiene razón desde su perspectiva; pero hasta ahí. Debemos concentrarnos en lograr un cambio para que podamos estar mejor.

México es un maravilloso país, posee una gran diversidad de recursos naturales, de flora, de fauna, de cultura, y ni hablar de la gastronomía; es por ello que como sociedad debemos encaminar nuestros esfuerzos en pos de un progreso nacional.

Los políticos sólo son figuras que <<nos representan>> ante las propias de otros países, pero son sólo eso; el pueblo son las manos, la fuerza y la inteligencia que hacen de México un país mejor; el pueblo es la razón por la que aún se mantiene en pie el país, porque si los políticos tuvieran que hacerse cargo de él, con todo respeto, de verdad estaríamos peor que Venezuela.

Creo yo que ni Meade, ni Riqui Riquin, ni el viejito loco, son la solución a los problemas del país; desafortunadamente tenemos que votar por alguno de ellos.

Lo que debemos hacer como sociedad, es dejar de pelear entre nosotros. Es hora de unirnos y enfrentar a cualquiera de los tres aludidos que sea electo, para que de verdad rinda cuentas sobre cada peso que les entregamos con horas de sudor y cansancio.

La elección que está a unos días de llevarse a cabo, debe ser el momento en que los mexicanos unamos fuerzas y exijamos de verdad que aquél que lleve sobre su pecho la banda presidencial, luche por el bienestar y el progreso del país.

Amenazo con volver.

guillermobello_oficial@outlook.com