YO TAMPOCO CREO EN LA DEMOCRACIA

25

Jaque

Después de más de siete décadas en el poder, el Partido Revolucionario Institucional perdió una elección, la del año 2000, sexenio en el que el señor Vicente Fox estuvo al frente de este precioso país. Seis años más adelante don FeCal quedó al mando, otorgándole otro periodo presidencial al Partido Acción Nacional.

Realmente en la docena del PAN nada mejoró. La “guerra contra el narco” con la que se puso al ejército a patrullar las calles de México sólo creó mayor violencia en el territorio nacional, el miedo comenzó a inundar los hogares, y las portadas nacionales se cubrieron de sangre.

Hemos perdido la sensibilidad. Al día de hoy nadie se sorprende de ver otro encobijado, descuartizado, quemado, o como lo dejen, en las portadas de los diarios ya sean nacionales o locales. Los niños están creciendo entre violencia, sangre, balas y drogas.

Hoy la vida es un negocio y todo el mundo tiene precio. Ya cualquier persona mata por unos cuantos pesos. Ya los niños cargan armas, transportan drogas, y hacen el trabajo sucio, cuando ellos son quienes deberían de estar dentro de las aulas, estudiando y luchando por un mejor futuro.

Desafortunadamente a los políticos el pueblo les importa un carajo; prefieren gastar el erario en carros del año y lujos, que en construir escuelas y hacer que la educación se extienda por todo el territorio mexicano, en hacer que nuestra cultura no muera.

Enrique Peña Nieto está a punto de dejar el país. Y lo deja en lo que considero yo, el peor momento en la historia de la nación; no conforme con lo que hizo durante casi seis años, en los últimos meses de su administración está realizando acciones que hunden cada vez más el barco.

El sistema de justicia penal acusatorio adversarial, que entró en vigor a lo largo y ancho de México hace dos años, se supone traería un avance en cuestión legal al país, pero sólo está ayudando a liberar a los verdaderos criminales, una de tantos, Elba Esther Gordillo.

Tristemente es el México que estamos construyendo, todos. Y lo peor es que pronto, la verdadera nueva cara del PRI encabezada por Andrés Manuel López Obrador, tomará las riendas de este bellísimo país.

La cerecita del pastel que podría dejar Peña Nieto, sería que por arte de magia, dejaran libre o se “fugara” don Joaquín, el 701, el Chapo.

Sí, estoy de acuerdo en que MORENA no podrá solucionar lo que el PRI y el PAN arruinaron en más de 80 años, pero tampoco será la luz al final del camino para el país.

Amenazo con volver.

guillermobello_oficial@outllok.com