CIPRIANO NO CONOCE LA ÉTICA

73

JAQUE

Andrés Manuel López Obrador se ganó el voto del pueblo mexicano en la elección del pasado 1 de julio, lo hizo llegando al corazón de la gente con bandera de bondadoso, con promesas de cambio, vendiendo la idea de un país mejor.

Pero no es tan sencillo como él lo planteó. Tienen razón aquellos que le defienden a capa y espada diciendo que él no podrá solucionar lo que ha destruido el Revolucionario Institucional en más de 70 años; pero Obrador, nació en el PRI.

Llegó al poder haciendo alarde de que durante su mandato no se perdonaría a políticos que no cumplieran con lo establecido en la ley. Aseguró que no permitiría que aquellos que ostentan el poder, aún siendo de su partido, serían castigados en caso de que cometieran delito alguno.

Al parecer Hidalgo es un estado fuera de estas promesas, ya que después de que Cipriano Charrez fuera el presunto causante de un choque automovilístico, en el cual un joven murió, el morenista continúa en libertad.

Lo ocurrido es un homicidio que debe castigarse con prisión. Desafortunadamente López Obrador aún no toma posesión, y aún cuando lo haga Cipriano andará con la frente en alto por donde vaya.

No es justo que las borracheras de un político irresponsable las pague con la vida un joven inocente. Es reprobable que por pertenecer a un partido, que por tener un cargo popular pasen por encima de la ley.

Pero es peor aún que aquel que representa al pueblo, gracias al voto que en las urnas le otorgó, no respete ni el reglamento de tránsito; que ande manejando en estado de ebriedad y que se burle de la ley a placer.

¡Debe pagar! Debe pagar por el delito que cometió. Quizás la vida de aquel joven no volverá en cuanto Cipriano pise la cárcel, pero al menos se hará un poco de justicia en este precioso país.

Andrés Manuel López Obrador, ¿harás algo? O simplemente permitirás que tome posesión de un cargo político, y que nos represente un señor que no sabe respetar las leyes mexicanas.

Amenazo con volver.

guillermobello_oficial@outlook.com