SIPINNA( Sistema de Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes) es un sistema nacional que busca brindar atención a niñas, niños y adolescentes en distintas áreas como psicología, asesoría legal entre otras cuyo propósito es velar por la estabilidad y bienestar del sector más joven de la población.

  Miriam Yoselin Chávez López, secretaria ejecutiva de SIPINNA del municipio de Tepeji del Río hace mención del constante trabajo que se realiza con el objetivo de mejorar las condiciones para el desarrollo de la población que se encuentra entre los 0 y 17 años de vida, mismo que ha tenido una evolución positiva desde los inicios de la actual administración, logrando en este año ingresar a la red mexicana de ciudades amigas por la niñez. 

Desde la protección integral hasta procedimientos de guardia y custodia, SIPINNA de Tepeji ha realizado distintas labores, las cuáles comparadas con el año pasado han  registrado un aumento en las cifras que comprenden a la atención brindada obteniendo un número aproximado de : 111 visitas domiciliarias, 550 sesiones de terapia psicológica, 2 procedimientos de guardia y custodia, 1 proceso concluido en adopción y  665 asesorías además de las constantes platicas y conferencias impartidas en distintas escuelas del municipio, estas ultimas enfocadas a la prevención de violencia escolar en la mayoría de los niveles educativos 

“Hay un problema importante que nos llega en la mayoría de los casos a través de seguridad pública, estamos hablando de las adicciones, es por ello que hemos buscado convenios con instituciones particulares, para poder ofrecer el servicio de rehabilitación a quiénes lo requieren, esta es la problemática donde hemos registrado un aumento en el numero de casos, y SIPINNA se ha dedicado a atender más que ha prevenir”, así lo menciona Miriam Chávez López quién hace un llamado a toda la ciudadanía, principalmente a padres y tutores de este sector de la población, invitándolos a identificar cualquier foco rojo o factores de riesgo en su familia, siempre desarrollando un nivel de comunicación idóneo entre padres e hijos, esto con la finalidad de mantenerse alerta ante cualquier situación que ponga en peligro la salud y bienestar de los menores.