SEAMOS HUMILDES, HUMANOS, HERMANOS

10

JAQUE

Todos al nacer, somos parte de este maravilloso planeta que nos ha prestado su vientre para que lo habitemos y mal le estamos pagando al estar acabando con todo lo natural que nos ha brindado para nuestro desarrollo y bienestar.

Los animales han sido clasificados según sus características y habilidades; los humanos somos iguales. Nacemos todos del vientre de una mujer, poseemos características similares. Lo único que nos hace diferentes es el lugar donde nacemos.

Y no hablo de una diferencia notoria, sino de una diferencia marcada por las fronteras trazadas en nuestra tierra por aquellos que han venido a gobernar. Pero las fronteras, en su mayoría, son “imaginarias”, la tierra no está dividida por países o por estados.

Todos somos habitantes de este precioso planeta, nacimos dentro de él y por lo tanto deberíamos de disfrutarle sin fronteras que nos dividan como humanidad, al contrario, por ser iguales, tenemos el poder de unirnos, seamos solidarios y empáticos.

Los mexicanos nos hemos caracterizado por ser un pueblo que recibe con los brazos abiertos a los extranjeros. Hoy, los hermanos hondureños buscan entrar en suelo mexicano, quizás no es para permanecer aquí, y quizás no vengan con malas intenciones, pero les hemos quedado mal.

Les negamos la entrada, les dimos la espalda e incluso les hemos agredido. Creo yo, no debería ser así. ¿Cuántos mexicanos hay en otros lugares del mundo? ¿Qué sentiría usted si le recibieran en otro país como lo hicimos con los hondureños?

Seamos humildes, humanos, hermanos. Tratemos con dignidad a aquellos que en otro momento podrían ayudarnos a nosotros; al final, todos habitamos en el mismo planeta y en cualquier momento podríamos ser nosotros quienes busquemos pasar a su territorio.

Si tenemos la oportunidad, ayudemos.

Amenazo con volver.

guillermobello_oficial@outlook.com