No que eran intocables?

31

Por Beatriz Flores González

Nadie está por encima de la ley, fue lo que indicó personal de la Secretaría de Movilidad y Transporte, al realizar un operativo a la empresa Autotransportes Valle del Mezquital (AVM), en la que es socio el ex gobernador de Hidalgo, Manuel Ángel Nuñez Soto

Lamentablemente tuvo que ocurrir un accidente con consecuencias mortales para una familia y daños fisicos a 24 personas, resultado de las lesiones que sufrieron el pasado sábado, cuando un microbus de la ruta Tepeji Tula, se saliera del camino y cayera sobre un remolque usado como caseta de vigilancia y se detuviera en la jardinera de una de las propiedades de la empresa Cruz Azul, para que la SEMOT en el Estado de Hidalgo pudiera tomar cartas en el asunto y realizar un operativo en el que fueron sancionadas 15 unidades de AVM y seis más fueran directo al corralón.

Este operativo derivó en la falta de atención a pasajeros de las diferentes rutas, por ejemplo los usuarios que se dirigían a Achichilco, población ubicada en el municipio de Tezontepec de Aldama, tuvieron que viajar en el vehículo que iba para Tepetitlan, bajarse en Anaya y ahí transbordar para su lugar de destino, lo que los hizo pagar doble pasaje; lo mismo ocurrió con la gente que viajaba para Atitalaquia, ellos debían esperar el transporte para Atotonilco y bajarse en refinería para de ahí poder tomar la unidad que lo llevara hasta el municipio de Atitalaquia

Las quejas de los usuarios no se hicieron esperar, porque generaron retrasos en los horarios para muchos de ellos para llegar a su lugar de destino, dado
que cada unidad tardaba más de lo normal en salir desde la base de los microbuses.

Los propios operadores de microbuses dijeron sentirse muy presionados por la empresa AVM, ya que desde muy temprano a todos los citaron para que presentarán la documentación necesaria para poder ser parte del grupo AVM. Muchos de ellos resultaron afectados por que sus unidades estaban mal, “son chocolates”, decían entre sí. Carecían de vigencia en sus seguros, circulaban fuera de su jurisdicción, algunas licencias vencidas, tarjetones sin renovar, pero la queja más sentida que hizo que la SEMOT interviniera, es el mal servicio que últimamente se está haciendo constante por parte de los operadores, que se distraen con el teléfono celular, con personas del sexo femenino con las que “van chacoteando” durante todo el trayecto, las carreritas para ganar el pasaje, el sobrecupo al que obligan a sus unidades.

Se espera que este tipo de operativos sean permanentes y las condiciones de las unidades cambien, se ajusten a la ley y sobre todo, que quiénes manejen un autobús o microbús, entiendan que llevan personas, no bultos ni animales y gracias a quienes tienen necesidad de utilizar sus servicios, es posible la permanencia de estos vehículos en estas zonas.