La Procuraduría General de Justicia del estado de Hidalgo (PGJEH) puso en marcha el Proyecto para la Implantación de un Sistema de Gestión de la Calidad ISO 9001:2015, cuya finalidad es ser más eficientes y mejorar la calidad del servicio que presta la institución, con base en un modelo adecuado que garantice al usuario transparencia en la operación y calidad en el servicio.

Para alcanzar este objetivo trazado como parte de la nueva etapa de la Procuraduría, se tiene considerado diseñar, formalizar y estandarizar las actividades en los procesos básicos y de soporte de la institución, identificando las mejoras que se requieren para ayudar a simplificar y optimizar resultados.

Estos cambios que han iniciado obligan a mantener un programa especial de capacitación que habilite a los niveles de mando para la toma de decisiones y liderazgo ante sus equipos de trabajo, además de identificar los riesgos y a las partes involucradas en esta norma ISO 9001:2015.

Este nuevo proyecto está directamente relacionado con el Diagnóstico de la Implementación del Sistema de Justicia Penal Acusatorio que se lleva a cabo en la PGEJH, ya que al igual que en el Sistema de Gestión de Calidad, se plantea consolidar la nueva cultura organizacional de la dependencia.

La estrategia puesta en marcha por la Dirección General de Administración y Finanzas de esta institución, está orientada a fortalecer el Sistema de Justicia Penal y transformar a esta en una Procuraduría moderna, con tecnología, perspectiva de género, lenguaje incluyente y que funcione con independencia técnica buscando la mejora continua y resultados favorables para la población, dentro de una política de cero tolerancia a la impunidad y corrupción.

El alcance del Sistema  de Gestión de la Calidad ISO 9001:2015, incluirá el 100 por ciento de los procesos de la PGJEH, tanto en oficinas centrales como en sus distintas sedes en todas las regiones del estado.

En una primera etapa, dicho Sistema de Calidad será implementado en las regiones de Pachuca de Soto, Tula de Allende, Tulancingo de Bravo y Tizayuca, por ser las zonas que presentan altos índices delictivos, cercanía, infraestructura y mayor población; posteriormente este proyecto se extenderá.