La seguridad de Atotonilco de Tula a punto de reventar por lo más delgado por la ineficiencia de mandos recomendados y apoyados por el diputado federal Julio César Ángeles

1465

Por Beatriz Flores González

Cansados del acoso laboral, los arrestos continuos, la intimidación, descuentos y demás vejaciones de las que son objeto por parte del subdirector y obviamente, el director de Seguridad Pública de Atotonilco de tula, los policías han ingresado al menos dos oficios al presidente municipal  Raúl López Rodríguez, a través del secretario general José Adolfo García León, pidiéndoles su intervención, a fin de no afectar la seguridad del municipio ni llegar a colapsar si se llega a un paro de policías.

Un grupo de uniformados, que han sido afectados por  Elpidio Hernández Curiel, subdirector de seguridad pública del municipio, con el respaldo del director de la corporación y también su hermano,  Ignacio Hernández Curiel, denunciaron que en lugar de impulsar el crecimiento de la policía, con capacitaciones, cursos, diplomados, talleres para mejorar la seguridad pública, así como mejorar el equipo de comunicación, el armamento, los uniformes y demás, se dedican a hostigarlos en su función, con el único fin de cansarlos y hacerlos que renuncien, para poder recibir a policías que han salido de otros municipios, especialmente de Tepeji del Río.

Los uniformados quienes se acreditaron debidamente como policías adscritos a Atotonilco de Tula, pero de quien se protege su identidad por evitar represalias, indicaron que están a disgusto con los mandos, de quienes señalaron, no cuentan con las certificaciones que deben tener todos los policías, incluso “no tienen aprobado el examen de control del C3, pero como son recomendados y leales al diputado federal, Julio César Ángeles Mendoza, que fue quien los trajo cuando fungía como presidente y andando en campaña, no se les puede decir nada, porque todo es utilizado en nuestra contra”.

De entre las agresiones que sufren, indicaron que por motivos ocasionados incluso por las fallas del equipo de comunicación, o por la falta de atención de quienes reciben vía radio los mensajes de contacto, son arrestados durante 12 horas en la vialidad y los arrestos son continuos.

Hernández Curiel

De igual manera, indicaron la forma misógina de tratar a las mujeres policías, a quienes Elpidio Hernández Curiel con su cargo de subdirector, les llama inútiles, las denigra como mujeres, diciéndoles que no le sirven en la corporación, que si por él fuera, no permitiría que estuvieran dentro, “pero no solo a las policías, también a las secretarias de la corporación les grita y las ofende  en público, para poder salir al sanitario, le tienen que pedir permiso y si no está de buenas, se los prohíbe, y hasta ahora, no han denunciado por temor a represalias o a perder su trabajo”, refirieron.

Añadieron que los Hernández Curiel tienen la costumbre de pedirles “cooperación”, para llevar a cabo los festejos en su honor, como el pasado 14 de febrero, en el que les pidieron  600 pesos para celebrar al “jefe”, por ser su cumpleaños, cantidad que les pareció exagerada, misma que a final de cuentas quedó en 100 pesos por policía, cantidad que no fue de manera voluntaria, ya que quien llegaba a decir que no acudiría al festejo o que no quería cooperar, simplemente  fueron bajados a vialidad, o por cualquier motivo eran arrestados.

El pasado jueves, de nueva cuenta entregaron un oficio al secretario José Adolfo García León, para solicitarle en carácter de urgente una reunión, en donde se resuelva este acoso y hostigamiento del que están siendo víctimas, antes de tomar la decisión de hacer un paro de policías, con lo que se podría afectar la seguridad del municipio. Al momento no se ha dado una fecha para ser recibidos, temen que la protección que les da el diputado federal, permita que se sigan cometiendo atropellos en contra de la corporación.