Gestiona Ricardo Baptista González reunión entre gobernador y profesor de UPP recientemente en huelga de hambre

15

• Los profesores formaron un sindicato legítimo, pero la escuela formó un sindicato blanco para tenerlos sometidos, denuncia catedrático.
• “Es inaceptable que se utilice a alumnos y maestros para eventos políticos. Las universidades son para estudiar y trabajar”: Baptista González.

José Manuel Fernando Moreno Vera, catedrático de la Universidad Politécnica de Pachuca (UPP) que iniciara una huelga de hambre no atendida por autoridades del gobierno del estado ni universitarias, recurrió una vez más al Congreso estatal para reconocer al presidente de la Junta de Gobierno, Ricardo Baptista González, el respaldo legislativo, y anunciar que seguirá la lucha a nivel federal, “para tratar de que se haga justicia”.

Después de recibir al profesor, el también coordinador del Grupo Legislativo de Morena, Baptista González, le manifestó que por medio de sus gestiones ha conseguido que el gobernador estatal lo reciba, pero –añadió– es necesario solicitarle que se den satisfacciones al catedrático.

Añadió que la institución ha estado al pendiente del tema del profesor Moreno Vera, y reprobó que no se haya dado el diálogo a pesar del ofrecimiento del secretario de Gobierno, Simón Vargas Aguilar. “El modo en que terminó la gestión no es válido, porque la forma en que se intentó terminar la huelga que sostenía el profesor no fue la adecuada”, resaltó el legislador.

Ante la presencia de representantes de los medios de comunicación, el catedrático Moreno Vera externó que la Universidad Politécnica de Pachuca, que debería ser orgullo de los hidalguenses, mantiene una situación indigna entre estudiantes y profesores.

Comentó que entre sus demandas está la de que es inaceptable que se trate a los alumnos como débiles mentales y no se les permita expresarse libremente al interior de la institución educativa, y relató que los profesores de la UPP formaron un sindicato legítimo, pero las autoridades universitarias “ya les formaron un sindicato blanco para tenerlos sometidos”, demandó el catedrático.

Agradeció la intervención del Congreso para propiciar el diálogo entre autoridades y sus familiares, pero, dijo, no se ha logrado nada y la lucha no puede terminar en el estado, la lucha continúa en el nivel federal, como garante de los derechos humanos.

Dijo además: “Los actos contra la dignidad humana y contra las libertades no tienen posibilidad de negociación; son derechos que ha costado mucho adquirir en nuestro país, y ahora con el ejemplo del presidente de la República no podemos hacer a un lado las libertades de las personas; si él deja hablar a quien guste hablar en sus conferencias y no les coarta ninguno de sus derechos, no creo que ninguna autoridad estatal pueda hacerlo”, explicó.

Finalmente, Baptista González consideró que es inaceptable que se utilice a las universidades para llevar a alumnos y maestros a eventos políticos. “Las universidades son para estudiar y trabajar”, recalcó.