NO ENTIENDEN

38

Jaque

Tal parece que la explosión ocurrida en enero de este año en el municipio de Tlahuelilpan no sirvió para crear conciencia en la gente sobre el peligro que existe al maniobrar con un elemento tan peligroso como lo es la gasolina.
Esto lo menciono porque la semana pasada tuvimos en Pachuca otro incendio provocado por la extracción de combustible de manera ilegal; esta vez en la colonia Tlapacoya, de la capital hidalguense.
Un camión cargado con cuatro bidones de mil 200 litros cada uno, se incendió y provocó, por supuesto, la movilización de Protección Civil, Bomberos, Cruz Roja, así como personal militar y de la propia Pemex.
Lo peor, sin hacer apología del delito claro está, no es precisamente la violación de la leyl; sino el cinismo con el que se comete, pues en el caso abordado, el incendio pudo haber ocasionado una tragedia mayor ya que la toma de donde se estaba extrayendo la gasolina, se encontraba apenas a unos diez metros del camión incendiado.
Y todavía peor es la complicidad de la gente. Que incluso hay quienes prefieren decir que “ellos no se meten en eso” a pesar de que la toma estaba a unos metros de su comercio. Es preocupante que habiendo casas alrededor, y niños dentro de ellas, nadie denuncie.
Esto ocurrió a unos pasos de la reja que divide el lugar donde se extraía el combustible y la Ciudad del Conocimiento del IPN en la capital del estado de Hidalgo.
Sólo espero que la gente tome conciencia del grave peligro que esto implica, y que no esperen ocurra otro siniestro como el de Tlahuelilpan para que no compren combustible robado , y por supuesto, denuncien.

Amenazo con volver.

guillermobello_oficial@outlook.com