“Liguilla Obligada”

5
A partir de esta semana, damos la bienvenida a la columna deportiva Tiro Libre de Mario Barrera, enfocada al fútbol, el cual esperamos sea de su agrado.
Tiro Libre
12 de abril de 2019
Por: Mario Barrera
Para una afición localista es difícil soportar tiempos de tormenta y decadencia de su equipo, debido a que siempre se le apoyará cuando se jueguen títulos o instancias finales. Tristemente esto pasa en nuestro estado con la escuadra representativa: los Tuzos del Pachuca, quienes ante su gente se juega gran parte de sus aspiraciones a la fase eliminatoria del balompié mexicano ante los ya “descendidos” (matemáticamente, recordemos el monto que se debe pagar para permanecer en Primera) Tiburones Rojos del Veracruz.
Han pasado ya 4 torneos en los que el equipo blanquiazul se ha quedado fuera de la fiesta grande de nuestro fútbol, torneos en los que se han sufrido modificaciones tanto en plantel (recordemos al japonés Keisuke Honda, que ahora juega en Asia) como en directiva (la llegada de Marco Garcés) que lentamente hundieron un barco que canteranos exquisitos como Erick Gutiérrez y Hirving “el Chucky” Lozano sacaron a flote, teniendo como fruto un título de Liga ante Monterrey y un título de CONCACAF ante Tigres.
Después de aquella época dorada donde misteriosamente Pachuca era imbatible de local ligando una racha histórica de 29 partidos sin derrota, todo ha sido sombrío en cuanto a partidos trascendentales se refiere. Por razones lógicas e incluso increíbles los Tuzos se quedaban en la orilla en su intento por conseguir un boleto a la Liguilla. Sin embargo el club se encuentra ante una inmejorable oportunidad para que eso cambie.
Recibir a Veracruz, visitar a Necaxa, recibir a Atlas y cerrar en León son las batallas que el combinado hidalguense debe afrontar con la probabilidad del 50% de fallo: es decir, ganando 2 partidos de 4 asegura puesto en la Liguilla llegando a 27 puntos. Quizás el único rival que se le podría complicar es León por el brutal momento que vive, sumando de forma considerable la visita a Aguascalientes cuando nos damos cuenta que Pachuca NO HA GANADO DE VISITANTE en todo el torneo. A pesar de ello las cartas están sobre la mesa: ganando tus dos partidos en casa, entras a la pachanga. No hay más.
El factor de la afición debe ser fundamental para que los Tuzos superen a dos rivales sencillos en el papel, pero que sin dudas pelearán hasta el último segundo de juego por salir vivos del “Huracán”. Si queremos ver a Pachuca de vuelta en partidos importantes es ahora cuando, como equipo deben asumir el rol de equipo protagonista que se ha recuperado con la llegada de Palermo; la afición debe llenar el estadio para que confirmemos el arranque de otra gran racha como locales y colarnos con autoridad a la Liguilla, que ya hace falta en esta plaza.
La siguiente semana veremos qué tanto se combinan estos dos factores, donde posiblemente el equipo tuzo asuma una de dos posturas: la relajante tras la victoria, o la obligada tras no sumar 3 unidades en casa.
A esperar resultados, ¡y a disfrutar del fútbol!