Pa qué te digo que no, si sí.

11

Jaque

El recuento de los daños está por comenzar. No ha pasado ni medio año de la toma de protesta de Andrés Manuel López Obrador tras su arrasadora victoria y muchas de sus promesas de campaña simplemente se van a traspapelar.
Y es que no es lo mismo los tres mosqueteros, que más de 12 años de campaña después. La comicidad quizás sería buen truco durante el periodo previo a la elección, quizás como un recurso para estar dentro del gusto del público elector.
Las preguntas eran directas. La primera fue: ¿usted comparte las declaraciones que ayer hizo el expresidente Barack Obama en España, sobre que las personas con miedo son quienes construyen muros, esto en referencia al presidente Donald Trump. Y la segunda, qué día y a qué hora se reunirá con la alta comisionada de la ONU Michelle Bachelet. Muchas gracias.
Creo que la periodista fue concreta, directa y elocuente en las preguntas. No sonó en ningún momento a burla, juego ni siquiera a chascarrillo. En cambio recibió del presidente de la República Mexicana una sarta de tonterías.
Cientos de mexicanos tachaban de senil a Fox, de borracho a Calderon y a Peña Nieto no se le bajaba de pendejo. Sin embargo, nadie se ha dado cuenta que el 《cabecita de algodón》no es precisamente el más cuerdo.
Desafortunadamente este es el señor que tiene en sus manos el rumbo del país. Sólo espero que no quiera batear a los mexicanos, así como respondió a la periodista. Porque a quién fregados le interesa que AMLO no haya podido practicar baseball días antes a la conferencia.
En fin. Lo que parecen temas de importancia nacional, a López Obrador, le resulta un acto cómico. Porque así como dice una cosa, dice otra. Y para ser honestos, no hay que ser.

Amenazo con volver.

guillermobello_oficial@outlook.com