Pide Lucero Ambrocio a autoridades dirimir por medio de diálogo, sensibilización, conciliación y apego a Bando de Policía conflictos territoriales en comunidades.
Ixmiquilpan enfrenta una crisis de gobernabilidad por el conflicto entre regidores y el presidente municipal desde hace cinco meses, lo cual ha generado polarización y enfrentamiento entre ciudadanos, denunció la diputada de Morena Lucero Ambrocio Cruz y propuso ante el Congreso del Estado de Hidalgo exhortar al Ayuntamiento a recuperar la gobernabilidad y cumplir con sus obligaciones constitucionales en materia de prevención del delito y garantía de la seguridad ciudadana.
En su propuesta, la legisladora por el V Distrito Ixmiquilpan plantea también que el Congreso exhorte al Ayuntamiento de Ixmiquilpan a dirimir de forma eficaz, por medio del diálogo, la sensibilización, la conciliación y en completo apego a su Bando de Policía y Gobierno, los conflictos territoriales entre las comunidades del municipio.
Ambrocio Cruz, durante los trabajos de la 45 sesión ordinaria de la LXIV Legislatura, refirió que la población del corazón del Valle del Mezquital no merece vivir con miedo y en constante tensión, mucho menos merecen ser prejuzgados como delincuentes y criminales; son más las personas buenas que anhelan y requieren de un municipio seguro y en paz.
“Es urgente que se diriman las diferencias entre los integrantes del Ayuntamiento y de existir intereses personales, dejarlos a un lado para poner por delante el interés general de la población. Se tiene que actuar con responsabilidad, no se puede seguir alentando o permitiendo la confrontación entre pobladores”, apuntó.
Sostuvo que algunos de los factores que demuestran la crisis de gobernabilidad en Ixmiquilpan son el constante aumento en índices de inseguridad, sin que Seguridad Pública municipal tenga una oportuna y eficaz respuesta de prevención y de actuación; la desconfianza de los habitantes en las instituciones encargadas de la procuración de justicia; el aumento de conflictos comunales por límites territoriales, y la división interna del Ayuntamiento.
Destacó que en 2018 se consumaron cinco linchamientos y en lo que va del presente año ya hay registro de uno más, con lo que el municipio encabeza la lista de sucesos de violencia colectiva en el estado, pese a que ya existe un protocolo de actuación policial para el control de multitudes ante el riesgo, “lo que hace evidente la crisis de legitimidad que tiene la autoridad municipal para actuar frente a este tipo de escenarios”, dijo la diputada.
Mencionó además que, de acuerdo con el Semáforo Delictivo, hasta marzo de 2019 el municipio tiene alerta en cinco de los 11 indicadores de inseguridad, mientras que el Gobierno federal ha identificado a Ixmiquilpan como uno de los seis municipios con más alto nivel de criminalidad, “por lo que la estabilidad política ha quedado en tela de juicio”, resaltó.
Añadió a la fundamentación de la propuesta que el 3 de abril del presente año se registró una confrontación por la determinación de límites territoriales entre vecinos de la comunidad El Dexthi y El Puerto Dexthi, “sin que la autoridad municipal haya logrado concretar la medicación del conflicto y sin que pudiese actuar para detener la confrontación, en la cual hay relatorías de personas con armas blancas y de fuego; el resultado da cuenta de personas lesionadas y caminos cerrados”.
Más recientemente, añadió, la comunidad El Olivo se vio nuevamente envuelta en una confrontación interna a causa de abusos denunciados y añejos sobre ciertos grupos, sin que la autoridad municipal haya emitido una propuesta de solución pacífica y conciliadora.