Garantizan en Tula inocuidad en productos cárnicos en el rastro municipal

3

En el tercer informe de resultados de la administración municipal de Tula, presentados por el presidente municipal Gadoth Tapia Benítez, destacan los cambios implementados en el rastro municipal para garantizar la inocuidad de los cárnicos que se ofrecen a la población.

Porque esta administración se ocupa del cuidado de la salud de las familias tulenses, se reforzaron las buenas prácticas en el manejo de los cárnicos, de forma tal que se obtuvo una rampa de intestinos y se renovaron los aditamentos para mantener los cárnicos y sub-productos lejos del piso y paredes, para prevenir focos de contaminación, tras los respectivos procesos de inspección y verificación.
Los resultados en el tercer informe de gobierno, se alinean a los cinco ejes del Plan Municipal de Desarrollo, y en el caso del rastro, las acciones se colocan al eje 5 del Plan Municipal de Desarrollo, “Tula con desarrollo sustentable y crecimiento metropolitano”.
La titular del área, por primera vez es una médica veterinaria autorizada por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). Esto garantiza que los cárnicos sean revisados ante-mortem y pos-morten, en beneficio de la salud de la población.
Actualmente se cuenta con todo el proceso de matanza aéreo; de esta manera, la carne no tiene contacto con las superficies contaminadas y se logra la inocuidad de los alimentos, aptos para consumo humano. Además, se ha realizado el mantenimiento al 90 por ciento del equipo.
En coordinación con Protección Civil, Salud municipal y Reglamentos y Espectáculos, se realizó inspección de las carnicerías para reforzar las buenas prácticas en el manejo de la carne.
Se toman medidas preventivas de seguridad en los establecimientos, actualizando también el directorio de carnicerías, para corroborar el estado de los cárnicos en el municipio y saber de dónde viene la carne que no está verificada. Esta información se da a conocer a la autoridad competente.
También se contribuye en fomentar las buenas prácticas pecuaria, al tener más introductores libres de clenbuterol, ayudando a controlar sustancias nocivas para la salud.
Se garantiza un precio justo por el proceso de matanza de reses y cerdos, para que no se eleve el precio de los alimentos. Este costo se aprueba y publica en el Diario Oficial de la Federación.
En administraciones pasadas, la materia orgánica se almacenaba en contenedores que se mantenían por varios días antes de ser desechados; lo que se transformaba en un riesgo para la salud. Ahora no existe materia rezagada porque se destina para plantas de rendimiento y alimento en albergues; con lo que se evita la emisión de olores desagradables. También se usa el Vactor cada 6 meses para limpiar la fosa de oxidación.