Delegado de Taxhido podría ser destituido por haber falseado Información y omitir que tiene sentencia condenatoria por delito doloso

155

Por Beatriz Flores González

A poco tiempo de concluir el período para el cual fue electo Alejandro Vázquez Guerra, delegado auxiliar de la comunidad de Taxhido en Tepeji del Río, podría ser destituido por diversas causas, entre ellas el haber estado sujeto a proceso penal desde hace más de 5 años y por el cual ya cuenta con una sentencia definitiva de fecha 21 de junio del año 2019, es decir, este año.

Varios vecinos de la comunidad acudieron a la sala de cabildo a dialogar con la comisión de elección de autoridades auxiliares que encabeza el regidor Luis Manuel Mendoza Miranda, para hacerle de su conocimiento la sentencia derivada de la causa penal 58/2014 en la que se señala se trata de una “sentencia definitiva dictada en Tepeji del Río de Ocampo a los 21 días del mes de junio del año 2019 por el delito de despojo cometido en agravio de José Luis Narváez Reyes.
Dicha sentencia señala que deberá cumplir una pena de prisión de un año, ocho meses y siete días, así como una multa de $3,314.50 equivalente a 54 días de salario mínimo.

Se entrevistó al regidor Luis Manuel Mendoza sobre el asunto y respondió que efectivamente, un grupo de personas acudieron a manifestar su inquietud, primero de manera verbal, luego presentando copia de la sentencia y de acuerdo a lo que marca el propio reglamento, les sugirió que ingresarán el escrito de queja por conducto del secretario municipal, quien a su vez lo turnará a la comisión para su análisis y proceder a la destitución inmediata del delegado, por haber incurrido en falsedad de juramento al postularse como candidato y al tomar protesta como delegado.

El munícipe indicó que de acuerdo al reglamento para la elección de autoridades auxiliares ningún sujeto sometido a un proceso penal puede aspirar a ocupar un cargo de elección popular, por tener restringidos sus derechos civiles, es decir no pueden votar ni ser votados. Se dijo sorprendido y engañado, ya que los regidores realizan un trabajo minucioso,  solipero cuandode buena fe, es decir que cuando solicitan  información, a los postulantes, lo hacen confiando en que conocen el reglamento y creen que están concientes de cumplir con los requisitos que se marcan,  sin embargo, el delegado Alejandro Vázquez Guerra omitió mencionar que era la parte acusada en un proceso penal, de tal manera, dijo el regidor,  que en cuanto llegue el documento a la comisión, se procederá  a aplicar la sanción que es la destitución inmediata del delegado, así como del subdelegado, Miguel Ángel Lozada Sosa, de quién también los vecinos quieren su salida, por señalarlo de haber sido cómplice en la falsedad de juramento, así como de otras acusaciones que hay en contra de ambos.

En el artículo 7 del reglamento de autoridades auxiliares de Tepeji del Río de Ocampo señala que para ser delegado municipal o subdelegado municipal se requiere entre otros puntos, ser persona de reconocida probidad y tener un modo honesto de vivir; muy importante, no haber sido condenado por delito doloso.
El delito de despojo está considerado como delito doloso, lo que deja en evidencia que Alejandro Vázquez Guerra violentó dos puntos del artículo 7, no ha demostrado ser persona de reconocida probidad y tener un modo honesto de vivir y ya fue sentenciado por haber cometido un delito.
Si bien es cierto que en la fecha que fue electo como delegado auxiliar no había sido condenado, ya arrastraba una un juicio desde el año 2014, lo que pone de manifiesto la falta de revisión minuciosa por parte del ayuntamiento, específicamente de la comisión encargada, por no corroborar entre los candidatos su situación legal, conformándose con la palabra de cada uno de ellos; y por otra parte el ahora delegado incurrió en una omisión el juramento bajo protesta de decir verdad, al no manifestar que era sujeto de un juicio en el cuál el era el indiciado.

Se espera de acuerdo a los vecinos,  que la destitución se de en los próximos días y que la misma comunidad nombre a un delegado interino, a quien deberán entregarle sellos, libro de actas, recibos de donativos que se han hecho para la propia colonia, que transparenten todos los recursos que han obtenido de parte de la constructora Hogar Altavista y que no han dado a conocer a la población.