CADA QUIEN RECIBE LO QUE SE MERECE

64

BAJO LA MÁSCARA

Escribe: Santy Castillo

Con tristeza escribo estas letras, después de una temporada de ausencia, por cuestiones personales, pero considero importante plasmar lo que siento en estos momentos.

Hay una frase de dominio popular, de autoría de Ulpiano que menciona: “A cada cual lo que se merece”, dicha frase aplica en la vida y en el deporte.

Si bien, la lucha libre es un deporte que identifica a nuestro país, que lleva consigo misma, tradición, folclor, grandes personajes, historias de éxito, sueños cumplidos entre muchas otras cosas, tambien es verdad que la lucha libre esta donde está  por culpa de quienes forman parte del gremio luchistico.

Desafortunadamente en la mayoría de los casos, luchadores, promotores, entrenadores, empresarios y los que me falten, tienen muy en su cabeza el mal llamado <<pensamiento mexicano>>, que se ha viralizado en redes sociales, el cual consiste en poner en práctica el:


 “Si alguien puede hacerlo, que lo haga él, si nadie puede hacerlo, ¿Por qué tengo que hacerlo yo?”.

TODOS buscan sumar a su beneficio personal, cada vez son menos, quienes te ofrecen la mano sin cuestionamientos, quienes te brindan apoyo, quienes te aconsejan, quienes te abren puertas, y son los menos, porque el resto esta pensando en si mismo, no conocen la palabra empatía.

Muchos mencionan AMAR, QUERER y RESPETAR a la lucha libre, pero son contados los que la ponen en práctica.

Desde hace 3 años que comenzaron los primeros movimientos para buscar reglamentar, ordenar, unificar la lucha libre, HOY el panorama es desalentador, sin brillo y al igual que las autoridades competentes muchas palabras bonitas, pero acciones que las contradicen y van de a poco desuniendo.

Parece que fue una fantasía la que se vivió, hace un par de meses, en la que por momentos, para bien o para mal, unos cuantos “se unían” para lograr un cambio para la lucha libre hidalguense (y seguirá siendo la fórmula correcta), HOY LASTIMOSAMENTE, CADA QUIEN POR SU LADO.

En estos momentos la lucha libre esta como esta, por culpa de todos nosotros, hoy más que nunca se debería estar presumiendo el orgullo del talento de la entidad, presente en diferentes partes del mundo, resaltando en diferentes contextos con los mismos resultados: ÉXITO


sin embargo no pasa, porque lo único que están viendo los demás es a ellos mismos, el día que se olviden egos, orgullos, que se dejen de ver “grupos” y se comiencen a visualizar como lo que son: compañeros de profesión y amantes del deporte, les juro, se podrá pensar en un cambio.

Y aunque desconozco el estatus de la iniciativa de Ley que la diputada Corina Martinez presentó ante el congreso del estado de Hidalgo, con el dolor de mi corazón y con profunda tristeza me alegro que este en pausa, porque en estos momentos la lucha libre hidalguense, NO SE LO MERECE.

Nos leemos en la próxima ocasión y ¡¡Arriba los rudos!!