Gente con Presencia

92

Hace algún tiempo comenzamos esta sección, para dar a conocer la trayectoria, trascendencia, acciones y representación en la sociedad de algunas personas en el aspecto social, cultural, religioso, filantrópico, político, deportivo, que a su paso por este mundo, han dejado huella y en algunos casos, podría ser incluso hasta negativa, pero que como dijera el fiel escudero Sancho Panza a su amo, don Quijote de la Mancha, “señor, se escuchan los perros ladrar”, respondiendo el amo, “señal de que vamos avanzando”, y a muchos podrá gustar, a muchos otros no, habrá críticas negativas y constructivas, valerosos que reconozcan el trabajo del personaje en comento, otros que se dan valor detrás de una pantalla de computadora o de celular, para atacar y denostar a las personas.  

Hoy retomamos ese ejercicio y comenzaremos con una mujer tepejana 100 por ciento, que tuvo una experiencia difícil en la pasada contienda electoral, sufriendo una derrota apabullante, pero que a lo largo de estos más de tres años no se ha quedado quieta y por el contrario, ha hecho presencia  no solo en Tepeji, si no en otros municipios, por las múltiples labores altruistas que realiza, que tienen el fin de ayudar, y porqué no decirlo, también anhelos políticos, aunque ella diga que no.

Reyna Luz Dagda Olvera

Una mujer de carácter fuerte, firme, enérgico, con díceres de la gente que hasta prepotente y altanera con sus empleados. Otros más dicen que por su “abolengo” es que es así, porque nació en cuna de oro y porque no le ha faltado nada en la vida, piensa (es lo que piensan otros de ella), que todo lo merece.

Sin embargo, nada podemos señalar sobre las presuntas faltas de respeto  y maltrato con sus empleados o con otras personas, porque no nos consta. De la firmeza de su voz, de la convicción de sus mensajes, nos hemos percatado que en realidad, es una mujer con los ovarios bien plantados en su lugar, que esa tímida mujer que se enfrentó a sus propios correligionarios partidistas en el 2016, por ser la candidata salida de la nada y opacar a quienes han estado levantando la mano en cada elección, le valió la traición de los propios priístas que en lugar de apoyarla como les fue indicado, le cortaron toda posibilidad de encumbrar a su ya devaluado partido, que en Tepeji, fue el inicio de una decadencia que se confirmó en las elecciones del 2018, con el triunfo nacional y en los congresos de MORENA.

A pesar de la apabullante derrota, Reyna Dagda como es conocida, no se deprimió, ni se jaló los cabellos, comportándose de una manera. más institucional que los mismos de siempre. Demostró una lealtad impensable al gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, de quien se dice, es comadre, y si no lo es, por lo menos tienen una relación muy cercana de amistad y quizá  de haber ganado la presidencia, el municipio no se hubiera retrasado tanto en materia de obra, de seguridad y de credibilidad, porque habría contado con el total respaldo para todos los proyectos del ejecutivo estatal e incluso a nivel nacional, por su pertenencia al Instituto Político Empresarial, de la que es vicepresidenta.

Pero no era su momento y así lo entendió la mujer que un desafortunado estado  en su whatsapp personal hizo que se voltearan los institucionales y ofendidos priístas. “Voy con los  lobos pero volveré liderando la manada”, una frase que aplican muchos contra sus enemigos y que le sirvió para darse cuenta de en que su partido, como siempre lo ha defendido a capa y espada, es donde se encontraban todos esos detractores que la “hundieron” políticamente hablando, según ellos mismos.

Pero como ya se dijo antes,  Dagda no se echó a lamerse las heridas.   Si antes la acusaron de no ser filial al partido, de que nadie la conocía, denostando su labor filantrópica que no es de estos años después de la elección, si no que viene de mucho tiempo atrás, con diversas obras realizadas, no solo en Tepeji, en las comunidades, si no en otros municipios.

Pero hablaremos a partir de que se destapó a la luz pública. En la actualidad, como yo lo veo, muchos se han acercado a ella, porque se han dado cuenta de que lo que el municipio está obligado a dar y a atender pero se los niega, ella lo gestiona en donde tenga que hacerse, baja los recursos y trabaja junto con la gente, o incluso, ha invertido de sus propios dineros para apoyar a los ciudadanos, que cada día van sumando más las peticiones que le hacen, “desinteresadamente”, de parte de ella porque asegura, no busca un fin o cargo político y por parte de los que beneficia, que le han pedido que ojalá sea la próxima presidenta.

Desde la reparación de un juego infantil hasta la rehabilitación de una unidad deportiva; lo que corresponde al municipio y a los propios usuarios, el colaborar para el mantenimiento adecuado de sus inmuebles y obras; hasta el pago de instructores para diferentes cursos para la población, el apoyo para las fiestas patronales, en las que el municipio les apoya con no más de 3 mil pesos y ella ha aportado el doble, además de comida para los feligreses. Asimismo con apadrinamientos en centros educativos, como en la entrega de juguetes o regalos para los festejos de los niños, de las mujeres, de las madres, apoyos personales con medicamentos para enfermos, préstamo de sus unidades vehiculares para trasladar cajas de diálisis, hasta la gestión de proyectos federales para la pequeña y mediana empresa. Se ha enlazado con asociaciones civiles dedicadas a la gestión de recursos sociales, diferentes apoyos que van directo a la gente, a la que no le infla un expediente técnico para aplicar 10 pesos de mil que se asignan para una acción u obra, como ocurre en los municipios. (la experiencia vista durante tres años es la que habla).

El viejo adagio indica que quien invierte para ganarse a la gente, busca llegar a un cargo para cobrárselas todas.  Y esta pregunta se la he hecho en varias ocasiones.  “Reyna, ¿vas a buscar la candidatura para la próxima elección? Y su respuesta es simple. “Yo estaré en donde tenga que estar para servir a la gente, a mi municipio, si es en la política, estaré en la política, si es en mi partido ahí estaré, si es en la filantropía, seguiré haciéndolo como desde hace muchos años, no de ahora, no de hace cuatro años.  Pero lo principal para mí, no es lo que hago a vista de muchos, lo principal en mí, mi proyecto de vida, es mi familia, mi esposo “el matador”, mis hijos, mis nietos.  Creo en Dios y en el poder infinito que de Él viene para hacer las cosas y si en los planes de Dios está que participe y llegue a ser presidenta municipal de Tepeji, ten por seguro que a pesar de todos los problemas que implica, la sumisión al sistema, haré las cosas derechas, pero ahora no es mi prioridad”.

Hay mucha gente que se acerca a ti, te pide, te promete apoyo si lo llegas a requerir, pero apenas te das la vuelta, hablan mal de tu persona, dan la puñalada por la espalda, he visto que te rodeas de muchos que así se conducen. ¿Consideras que puedes sumar con gente así? “Mira, hay gente de distinta ideología, pero más que eso, mucha gente sometida al sistema, que está acostumbrada a vivir de dádivas y no es reproche, pero se van con el mejor postor. El apoyo que yo les entrego a quien me solicita, lo hago porque tengo una responsabilidad social con la gente sin importar condición social o colores partidistas o ideologías religiosas. Cada persona es libre de pensar y hacer como mejor le parezca en su vida. Si yo puedo y tengo la oportunidad de ayudar, lo hago, pero si no lo tengo pero conozco los canales para poder gestionar ante otras instancias, ya sea gubernamentales o de la iniciativa privada, ¿porqué no habría de hacerlo? Si a final de cuentas todas las riquezas están alcanzables, solo hay que saber qué puertas tocar y hacer que alcancen para distribuir a la mayoría de quienes lo necesitan.

Y solo quiero pedirte que no me preguntes por cuestiones políticas, porque hay acusaciones en mi contra de que estoy haciendo campaña antes de tiempo y no es así.  Reyna Dagda es una mujer de trabajo, pero más allá, de resultados.  Gracia a Dios no tengo la necesidad de aspirar a un cargo por el dinero, y no es por mi apellido, ni nada de abolengo.  Mi padre siempre nos enseñó a trabajar y a ganar cada centavo del que disfrutemos y a no gastar más de lo que se puede ganar, nos enseñó a ser buenos administradores.

De mi vida personal, solo te puedo decir que soy una mujer en la etapa de la madurez, tengo un esposo al que amo, que me ama, me procura, me apoya en todas mis locuras, en todos mis proyectos, tengo unos hijos profesionistas, tengo a mis nietos que son pedacitos de mis hijos. Yo soy profesional en mi trabajo, soy maestra de equitación, somos en mi familia emprendedores que hemos trabajado duro para lograr lo que tenemos y con ello, poder compartir con otras personas. De mi carácter, ya me haz visto, soy enérgica porque no puede haber debilidad en quien ha trabajado tanto por alcanzar sus metas, tengo sueños, tengo ilusiones, pero sobre todo, me gusta concretar, que todo lo que se proyecte se cumpla, si a eso le llaman altanería, soberbia o prepotencia, yo le llamo firmeza, lealtad al compromiso, energía, integridad, constancia. Pero no puedes tener a la gente contenta, entonces, solo me dedico a trabajar y de lo demás, Dios nos juzgará.