Responsabilizamos al presidente municipal y a la presidenta del DIF de cualquier cosa que nos ocurra, tanto a nosotras como a nuestras familias: Sipina Tepeji

144

Desde la tarde del pasado lunes, las cinco integrantes del Sipina en Tepeji del Río recibieron la notificación verbal por parte del abogado del departamento jurídico, así como de la síndico, Erika Pérez Castilla, que a partir de la fecha dejaban de ser parte del personal de la administración municipal, por lo que les exigieron las llaves del inmueble que se ubica en la unidad deportiva Tepexic, así como la orden de desalojar las instalaciones.

Derivado de esa acción, Miriam Yoselín  Chávez López, Secretaria Ejecutiva de este instituto a nivel municipal, contando con el respaldo de la trabajadora social Itzel Guadalupe García Pérez, las sicólogas Alma Victoria Cruz Cano y Alma Rosa Vázquez Calderón, lo mismo que la abogada de esta instancia, María Daniela Vega Reyes, decidieron hacer un paro laboral, argumentando la falta de seriedad por parte del presidente Moisés Ramírez Tapia y la presidenta del DIF, Anel Jiménez Arias, esta última, junto con su hermana, Estefanía Jiménez Arias, acusadas por el personal de Sippina de hostigamiento laboral, amenazas y desprestigio de su trabajo.

Las ahora desempleadas municipales señalaron que desde el mes de agosto cuando recibieron el premio estatal por ser la única instancia en Hidalgo en desarrollar políticas públicas para la perspectiva de la niñez, el acoso y hostigamiento laboral de la presidenta y de la directora del DIF se incrementó, al grado de llegar a la burla hacia la secretaria ejecutiva, por una enfermedad crónica que padece; en cuanto a las profesionistas de la salud mental, fueron acusadas de faltar a sus lugares de trabajo, les fue descontado  parte de su salario porque no acudían al DIF a checar, cuando el checador que les colocaron en Sipina demuestra la asistencia diaria, tanto la hora de entrada, como de salida.

Chávez López señaló que en diversas ocasiones habló con el alcalde, sobre el comportamiento de su esposa y presidenta del sistema DIF, así como del hostigamiento de la hermana de ésta, directora de este organismo, recibiendo como respuesta que pondría el remedio, pero pidiéndole que tanto ella como su personal, se dedicaran a trabajar, “eso es lo que nos hemos dedicado a hacer, trabajar, porque tenemos horario de entrada, pero no de salida, desde que estamos en estas oficinas, ha habido  días que ni siquiera podemos ir a nuestra casa, ni con nuestra familia, por estar atendido los asuntos que se refieren al resguardo de la integridad de la niñez vulnerada”, indicó.

Las sicologas argumentaron que desde que fueron enviadas a apoyar a Sippina, no les dieron su nombramiento para desempeñarse en la citada área, el cual por la delicadeza y gravedad de los asuntos que ahí tratan, es un requisito primordial que deben cubrir, sin embargo, siempre se los retrasaron y fue gracias a la labor que realizan tanto en el ministerio público, en la subprocuraduría de la defensa del menor, con los mismos niños y las familias, que les permitieron no presentar tal acreditación.

También la abogada refirió que desde que recibieron el premio en agosto, se recrudeció el hostigamiento, por lo que hace un par de semanas tuvieron que contratar a una abogada que las representara, ya que en todo momento estuvo latente la amenaza de ser despedidas por supuestas irregularidades que les estuvieron inventando, pero que ninguna pudo ser probada.

La secretaria ejecutiva señaló que no se aferran a permanecer en la administración, pero no se van a ir sin que les paguen lo justo, “como lo dijo el presidente, ni un peso más ni un peso menos, nos corresponden 90 días de indemnización, los cuales habíamos comenzado a entablar un convenio para que se nos pagara en febrero, porque el alcalde ha insistido en que no hay dinero ya en el municipio, pero incumpliendo con su palabra, nos envió al personal jurídico a notificarnos que estábamos despedidas cuando unos minutos antes habíamos acordado una cita para el martes a las 9:30 de la mañana en su despacho. Nos trataron de la manera más vil, no el abogado del municipio, porque fue cordial su trato, si no por la acción de querer desalojarnos como si hubiéramos robado algo”, insistió.

Dijo que se mantendrán en el paro, hasta que les solucionen la situación legal, y ahora, no esperarán hasta febrero para que las indemnicen, si no que será en el momento que les paguen lo que a derecho corresponde, agregando las horas extras que han trabajado sin que se vieran reflejadas en su salario, el cual ha sido descontado por órdenes de la presidenta del DIF.

Concluyó diciendo que le preocupa que no hay a quien entregar los más de 250 expedientes y carpetas de investigación en las que tienen intervención, porque lamentablemente, en el municipio hay pocos profesionales que tengan pleno conocimiento de la perspectiva de la niñez y agregó que el personal de sicología que hay en el DIF, ni siquiera cuentan con cédula profesional para ejercer, por lo que es una situación complicada, en la que van a verse vulnerados los derechos de los niños que han sido vulnerados en su integridad.  “La ética profesional del sicólogo, es que cuando concluye su función, que este no es el caso, debe entregársele el expediente al paciente y cada uno debe ser tratado con suma confidencialidad, ya que hay casos de violaciones, golpes, incluso hasta de un homicidio, por lo que me preocupa que cualquiera que no esté capacitado reciba estos documentos”.

Finalmente, las cinco profesionistas manifestaron su preocupación tanto por su integridad, como la de sus familias, asegurando que han recibido amenazas directas y a través de mensajes de parte de la presidenta del DIF y de su hermana, por lo que las responsabilizan tanto a ellas como al alcalde por no saber poner un orden y diferenciar entre lo familiar y lo laboral, de cualquier agresión o daño que pudieran sufrir.

Enlazar
Artículo previoRadar político
Siguiente ArtículoCECEHotorga Nombramientos.