“El resurgir blanquiazul”

12

“Tiro Libre”

Tras la desastroza semana anterior donde parecía que el puesto de Paulo Pezzolano colgaba de un hilo, los Tuzos del Pachuca han encontrado una luz en el camino.

A diferencia de lo previsto en las jornadas pasadas tanto en Copa como en Liga, los hidalguenses tenían varias condiciones a su favor para los siguientes partidos. Una en común: ser locales.

El pasado martes, lograron clasificarse a los Cuartos de Final de la Copa MX al vencer 3 – 0 a Venados, con Colin Kazim – Richards como figura tras anotar su primer hat-trick en su carrera. A su vez, hicieron la tarea frente a unos Tigres desubicados por marcador de 2 a 0.

Podríamos hablar de diversos factores: que Pezzolano guardó a los canteranos, que Venados no era rival, que a Ricardo ferreti ya no le sirve su estilo de juego, etc. Lo único cierto es que volvimos a gozar de aquel equipo potente que mantuvo en raya a Guadalajara hace dos jornadas. Jugadores como Miguel Tapias, Rubens Sambueza (a pesar de que falló un penal), Óscar Murillo, Erick Aguirre y Colin Kazim – Richards se han vuelo fieles representantes de la ideología futbolística tan agradable que maneja el DT uruguayo. Y desde luego está sujeto a crítica el contexto de ambos duelos: un equipo del Ascenso y el otro que no camina además de que, históricamente, logras vencerlos en casa sin problema.

Para alegría de los hinchas, esta semana fue sumamente fructífera para la escuadra tuza. Con el anuncio de Juan Manuel Iturbe y Christian Cuevas, así como los golpes de autoridad en ambas competiciones, Pachuca busca repuntar con buen fútbol y, por lo visto en los dos últimos partidos, parece que al fin Pezzolano ha encontrado no solo su once inicial, sino esa identidad futbolística que hace años le faltaba a la institución. Todo es cosa de mantenerse así.

Este sábado, Pachuca tendrá otra prueba difícil en la cancha del Estadio Azteca. Y muchos podremos alardear diciendo que la Máquina es un rival más a modo que Tigres, pero así como es nuestro fútbol todo puede suceder. Un Cruz Azul hambriento de redención, y un Pachuca motivado se verán las caras en el Coloso de Santa Úrsula con la esperanza de que sea un duelo explosivo.

Sólo queda esperar resultados, ¡y a disfrutar del fútbol! Hasta la siguiente semana.