Adultos mayores dejan de recibir su pensión por duplicidad confirmada

21

Por Beatriz Flores González

Varios adultos mayores han dejado de recibir su pensión bimensual por lo menos en las dos últimas fechas de pago, es decir, diciembre y febrero, colocándolos en situación de “suspensión por cobro simultáneo”, debido a que se ha detectado en el sistema central homonimia.

En Tula de Allende, al menos tres adultos refirieron que en diciembre se presentaron a cobrar como lo hacen cada dos meses, señalándoles que su pago no había llegado y que debían esperar a febrero para ver si les llegaba.

En el caso de la señora Paulina, de 71 años, en diciembre no cobró, tampoco ahora en febrero, pero además, se acercó a la presidencia municipal de Tula para preguntar el porqué no llegaba por segunda ocasión su pensión, recibiendo como respuesta que no sabían el motivo y que dejara de andar investigando “aquí y allá” porque corría el riesgo de que ya no le entregaran su recurso, del que ya contaba por lo menos de hace dos años.

Posteriormente relató su situación y pidió el apoyo para conocer por qué ella, como su hermana gemela, habían sido suspendidas del pago, siendo que ella vive en El Llano y su hermana en San Marcos, no llevan el mismo nombre ni su Curp coincide, por lo que su consanguinidad no puede ser el motivo para que les retiraran el apoyo.

Por parte del jefe regional de Adultos Mayores de la oficina de enlace de Bienestar en el Llano, Ángel Hernández García, informó que específicamente el caso de la señora Paulina correspondía a homonimia y ya se estaba revisando el asunto en oficinas centrales, sin embargo, el trámite es tardado y podría tener que esperar otro bimestre.

El funcionario señaló que lamentablemente se tienen varios casos similares a este, “al menos yo tengo 10 registrados, pero en cada municipio tienen sus propios registros de homonimia, lo que quiere decir que existe una duplicidad confirmada, un cobro simultáneo y eso no tiene que ver precisamente con el adulto mayor, sino que hay otras personas con el mismo nombre, apellidos, edad a lo largo y ancho del país”.

Añadió que la dirección de los beneficiarios no es referente, ya que anteriormente solamente en algunas zonas era factible la entrega de este apoyo y muchos adultos mayores por la necesidad, llevaban comprobantes de domicilio de la zona beneficiada y nunca se ocuparon de cambiarla, a fin de que no les retiraran el apoyo, pero que actualmente están trabajando en ese tema, reiterando que es un proceso que requiere de tiempo, hasta dos o cuatro meses para resolver.

Comentó que en el caso de que haya inquietudes de los adultos mayores, pueden acudir a la oficina a un costado de la biblioteca que se encuentra en la antigua estación del ferrocarril, en el Llano segunda sección, pero en situación de desplazamiento difícil, que alguna persona cercana se acerque a solicitar la visita del personal del instituto del Bienestar para iniciar la ficha de atención y llenen el formato único, que debe ser únicamente llenado y firmado por los beneficiarios.

Hernández García también dijo que no todos los adultos mayores pueden recibir su pensión a través del banco,  porque no en todos los municipios o zonas se cuenta con la infraestructura bancaria, “anteriormente a través de Bansefi, ahora el Banco del Bienestar, no cuenta con la suficiente capacidad, además de que por evitar robos  a los cajeros y de los mismos aparatos  como ha ocurrido y la saturación de los mismos, es que se les paga en efectivo y se acude a cada comunidad para evitar también los días largos de traslado y espera para recibir sus pensiones.

Indicó que en la región que le toca, que incluye los municipios de Tula de Allende, Tepeji del Río, Atotonilco de Tula, Atitalaquia, Tlaxcoapan, Huichapan, Tepetitlán, Nopala, Chapantongo y Tezontepec de Aldama, son alrededor de 14 mil adultos que cobran todavía por holograma, 1500 por giro nacional y son aproximadamente unos 10 mil bancarizados, pero solamente donde hay infraestructura bancaria necesaria para ello.

En cuanto a la amenaza o intimidación de la que son objeto los adultos mayores, Ángel Hernández manifestó que deben denunciar sin temor alguno, ya que si son parte del padrón de beneficiarios y se comprueba que hay errores u omisiones que no son responsabilidad de los adultos, tampoco tienen que recibir malos tratos del personal de la secretaría del Bienestar y si es así, ellos tienen la posibilidad de sancionar a quien falte al respeto a estas personas.