“Pezzolano aún no entiende la Liga MX”

9

18 de febrero de 2020

Por: Mario Barrera

Si algo ha caracterizado a este arranque de torneo ha sido la inconsistencia de todos los equipos. De entrada, sabemos que el fútbol mexicano es una ruleta que gira y gira sin detenerse en un mismo sitio. Los cambios de juego tan drásticos que se ven semana tras semana refutan el factor emoción de nuestra liga: cualquiera puede ganarle a cualquiera.

Gracias a esa bipolaridad del balompié nacional, la exigencia que cae sobre los entrenadores es aún más pesada. Buen fútbol, resultados inmediatos y altas posiciones de la tabla son algunas de las cosas que determinan el “probable” éxito de cada director técnico sin importar la institución. Pachuca no se salva de esta actitud apresurada, pero al parecer Pezzolano ha visto una luz de esperanza.

Si analizamos el arranque que tuvieron los Tuzos respecto a puntaje, es deficiente. Pero si vemos los rivales que ha tenido en 5 fechas y el desarrollo de cada partido, veremos que realmente no ha sido tan malo. Paulo lo decía en conferencia de prensa: “cuando jugamos mejor no ganamos; cuando nos vamos insatisfechos se nos dan los resultados”. Con el tiempo el DT uruguayo entenderá que, lo cómico de nuestra liga es eso: en pocas ocasiones tendrás los resultados que mereces. 

Tal fue el caso de la Ida de la Copa MX, donde en el Hidalgo empataron de último minuto 2 a 2 contra Toluca. Un equipo plagado de canteranos que pelearon codo a codo con los Diablos y que en el papel mereció la victoria, pero tuvo que pelear hasta el final por un empate agónico. Así mismo, el fin de semana vencieron a Puebla por marcador de 1 a 0 donde, sin quedar contentos con el actuar del equipo, ganaron.

Este martes, Pachuca define su suerte en La Bombonera ante Toluca por la Vuelta de los Cuartos de Final de la Copa MX. Y el viernes, visita el Estadio Jalisco para medirse ante el Atlas. ¿Mala cábala de visitante? Quizá. ¿Rivales cómodos? No tanto. ¿Los refuerzos han funcionado? Desde luego. Todo queda por verse en la cancha.

Sólo queda esperar resultados, ¡y a disfrutar del fútbol! Nos leemos hasta la próxima.