“Un fracaso más; una carga menos”

10

Tiro libre…

Qué tal, amigos. Una vez más nos damos cita en este, su espacio, para analizar la semana tan bizarra y bipolar (término cada vez más común) de los Tuzos del Pachuca.

Como lo mencioné hace 7 días, la realidad para los dirigidos por “Papa” Pezzolano es bastante compleja. Sabiendo que en esta semana se jugaban la Copa y grandes aspiraciones en la Liga era de suponerse que, en alguna de las dos, el fracaso tocaría a la puerta. Y como buena profecía, así sucedió.

El martes visitaron a Toluca en “La Bombonera”, donde cayeron fatídicamente 5 goles a 1 para quedar eliminados de la competencia copera. Por otro lado, el viernes enfrentaron en el Estadio Jalisco a los Rojinegros del Atlas, saliendo con las 3 unidades tras ganar 2 a 0.

Hablar de un despunte blanquiazul sería exagerar las cosas a tal grado de ignorar lo cambiante que es la actitud del equipo. Si tomamos en cuenta únicamente el desempeño en la Copa no se aleja tanto de lo mostrado en la Liga: Pachuca de visita sigue sin ser un rival de calibre. Es cierto que Toluca está en un momento fascinante y que Atlas no es el rival adecuado para medir la verdadera capacidad de un equipo, pero algo de bueno sale de esto y es que Pachuca podrá enfocarse de lleno en el torneo liguero.

Quedar eliminados de la Copa es un fracaso más, pero un compromiso menos. Un torneo que sirvió más para probar canteranos y experimentar con el cuadro inicial ha quedado atrás. Ahora libres de esa carga (por más feo que suene), recibiendo a un rival relativamente fácil como lo es Querétaro y sumando la recuperación de Romario Ibarra y Rubens Sambueza, los Tuzos tienen las condiciones ideales para que, al menos en la siguiente jornada, terminen entre los puestos de Liguilla.

Sólo queda esperar resultados, ¡y a disfrutar del fútbol! Nos leemos la próxima semana.