Viernes, abril 20, 2018

Siberia

Pulpos en su tinta...         Por Gabriel Páramo   El viento arrastra nieve pulverizada y carbón que se pega a mi abrigo, a mi gorra, a mi mochila....

Unforgiven

Por A. Gabriel Páramo "Y te tragas la culpa, difusa e irracional, como todas las culpas..." El mundo en los ojos de un ciego, PIT II Lo...

Lázara

Por A. Gabriel Páramo I want you I want you so bad I want you I want you so bad It's driving me mad It's driving me mad (de The Beatles,...

Apuntes sobre el gasolinazo

  por Gabriel Páramo   La gente está muy cansada, muy enojada. Está harta de que cada vez el trabajo alcance para menos, que cada vez sea...

Un día en la vida de un pasajero

  por Gabriel Páramo   Subes a un microbús ruinoso cuando todavía es de noche en el norte de la Ciudad de México; al menos, te toca...

Los mexicanos y las banquetas

Por Gabriel Páramo   Los mexicanos tenemos un pleito personal con las banquetas. No importa que la ciudad por la que camines esté en el norte...

Pulpos en su tinta

Sueño de un burócrata por Gabriel Páramo   Desear poder forzar su cuello para destrozar con los propios dientes su garganta. Por más que se esfuerza es...

Sendero

por Gabriel Páramo   Húmedo, frío, nebuloso, como siempre; el sendero, casi borrado por el bosque, también como siempre oculta peligros mundanos y mágicos. Ahora, y...

Apuntes sobre el gasolinazo II

por Gabriel Páramo   En lo particular, me da miedo cuando los movimientos populares los encabezan pequeñoburgueses preocupados porque no les alcanza el dinero para seguir...

Banana Republic

  Por Gabriel Páramo   México es un país extraño. En medio de graves crisis en el gobierno, el presidente de la República dedica mucho tiempo a...

Erotismo y sensualidad

El miedo masculino a la sexualidad femenina adulta

La sexualidad adulta es un proceso que necesita maduración, y para muchos hombres inexpertos la opción es buscar a mujeres inexpertas. Les aterra la posibilidad...

Alto rendimiento en la cama…

Me había convertido en una admiradora de Leonardo, a quien conocí por Internet en una de las aplicaciones que estaban tan de moda. La amistad...

“Lento y profundo”

Ya ni se acordaba de las noches que hacía que no dormían juntos. Lo cierto es que Fernando estaba hasta arriba de trabajo esos...